Bebé Jefazo, risas más que garantizadas

La llegada a la vida Elena de su “hermanita” fue para ella algo inesperado y, hasta cierto punto, indeseado. Primero le arrebató la presencia de su madre, que tenía que dividirse para atender sus peticiones y las necesidades de  ese “personajillo”. De unos meses a esta parte, su hermana se ha colado, sin querer, en el grupo de sus amigas, algo que tampoco le ha hecho muy gracia. Aunque desde que ha visto Bebé Jefazo, la visión que tiene de ese ser que llegó hace dos años a su vida para ponerla patas arriba ha cambiado ¡y para bien! Y es que como dice Tom McGrath, director de Bebé Jefazo, “la película es un homenaje al amor, al amor hacia un hermano que, con el paso del tiempo, se convierte en el mejor amigo”.

La llegada de un bebé cambia la vida de toda la familia, pero la visión que tiene de esta experiencia un hijo único de 7 años es muy  diferente a la de los adultos… El pequeño hermanito reclama atención, pero no por ser un ser desvalido y necesitado de ayuda, sino por ser un auténtico jefe tirano, con traje y maletín incluido. Así podríamos resumir el núcleo central de Bebé Jefazo, el que seguro que se convertirá en el nuevo éxito de DreamWorks (Shrek, Kun Fu Panda, Madagascar…)

La imaginación desbordante del  pequeño Tim encuentra explicación para todos los comportamientos del nuevo miembro de la familia (al que pone voz en la versión americana Alec Baldwin y, en la española, José Coronado) y nos sumerge en una aventura en la que los hermanos se tendrán que unir para detener los malvados planes que una empresa tiene para sustituir a los bebés por mascotas. Poco a poco, entre aventura y aventura, los hermanos se van conociendo, aceptando y ¿queriendo?

Puntos fuertes y curiosidades de Bebé jefazo

PosterEl inicio de la película, ¡es genial! No diré mucho más para no desvelar nada (no pretendo hacer spoiler). También, según pasan los minutos, es gracioso ver el comportamiento de un alto ejecutivo con utensilios infantiles (chupete como un puro, biberón como si tomase una copa…) o la escena de todos los bebés reunidos para urdir un plan con una secretaria muy especial. Todo esto, unido a alguna escena más escatológica, con eructos y pedos incluidos, los favoritos de los niños, hace que mis reporteras especiales (mi hija y mi sobrina) hayan catalogado la película como “muy divertida” y que desde que hemos visto este título,  cada bebé que ven por la calle sea mucho más interesante que antes. Ya no son solo tiernos bebés, ahora pueden ser auténticos jefazos con los que vivir 1.000 aventuras.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *