¿Viajas sol@ con los niños? Consejos para evitar desastres

El verano es tiempo de viajes y de disfrutar. Pero no todos pueden. Hace unos días que hablaba con una buena amiga que hace poco tiempo ha empezado a trabajar en una empresa nueva y me decía que para ella es imposible salir más de un fin de semana este verano. Por eso se han organizado para hacer escapadas baratas y cortas cerca de Madrid algún fin de semana la familia al completo y luego será su marido quien lleve a los niños una semana de camping que ya tenían prevista desde hace tiempo nada menos que en Cádiz… Un adulto, dos niños… ¡Muchas horas de coche!

Personalmente me agobia un poco hacer viajes largos sola en el coche con los dos niños. Las pocas veces que lo he hecho se han puesto malos en el coche y hemos acabado saliendo de la autopista donde hemos podido con uno de los niños vomitando. Y claro, ¿qué haces cuando tienes que prestar atención a la carretera pero tu hij@ llora y vomita al mismo tiempo? Como mínimo te pones nervioso y eso, ya de entrada, no es bueno. Giras la cabeza para ver qué tal va, inevitable. Tampoco es una buena idea. Y por supuesto paras donde puedes… pero ¿y si estás en la autopista y acabas de pasar una vía de servicio y faltan unos kilómetros hasta la siguiente? Sobre todo que no cunda el pánico.

Ideas para no poner en riesgo la seguridad y para que tengas controladas este tipo de situaciones

En aquella fase de vómitos en el coche, una mamá del cole me comentaba que sus hijos, cuando tenían entre dos y 4 años también la pasaron. Era subir al coche y vomitar. Tomaban la medicación que venden en la farmacia contra mareos, pero aún así hubo un tiempo en el que no les funcionaba. Tiene dos niños que se llevan menos de año y medio y los dos se ponían malos en el trayecto de casa al cole. Por logística no podía ir en autobús o metro. No había alternativa, así que optaba por llevar ropa de cambio, varias botellas de agua y toallitas y, sobre todo, barreños pequeños.

Barreños, sí. Me decía que les colocaba una toalla sobre las piernas y un barreño pequeño encima. “Los guardaba debajo del asiento para que no se me olvidaran”. De esa manera si vomitaban no tenían que sujetar bolsas (que si las sujetan solos no suelen dar muy buen resultado) y al menos así no acababa el coche perdido. “Paraba cada poco y vaciábamos los barreño, tomaban aire y poco a poco iban asentando el estómago”.

Vaya panorama… pero al menos encontró un remedio parcial. Ya que van a vomitar, que al menos no tengas que lavar el coche integralmente cada día y en cada trayecto. Me decía que lo que más nerviosos les ponía a sus hijos era el hecho de ensuciarse de repente y que evitando eso, se evitaba también el llanto, lo que le permitía conducir algo más tranquila.

En viajes largos con niños (y sin ellos), no te olvides de esto

Elegir horarios en los que hay más probabilidades de que los niños duerman. Así se les hace menos pesado y reducimos los “cuánto falta”.

Sin embargo, no es recomendable hacer todo el viaje de noche para que los niños duerman el trayecto completo porque es importante parar y estirarse, no solo para el conductor.

Sobre esto, lo de “parar y estirarse”, el Colegio de Fisioterapeutas de Madrid recomienda que las paradas sean cada dos horas para evitar la fatiga al volante, que influye y mucho en los accidentes de tráfico. Moverse, hacer ejercicios de hombros, espalda y cuello, no solo de piernas…

Para prevenirla, el secretario general del Colegio Profesional de Fisioterapeutas de la Comunidad de Madrid, José Santos, aconseja descansar antes del viaje, evitar comidas copiosas, bebidas alcohólicas, estimulantes como la cafeína y recomienda hidratarse suficientemente, también durante el viaje.

Qué es la conducción ergonómica

Otro tema importante para reducir riesgos al volante es asegurarnos de que conducimos de manera ergonómica. Seguro que todo esto os lo contaron en la autoescuela. ¿Te acuerdas de todos los puntos?

  • Es imprescindible sujetar el volante con ambas manos.
  • Sentarse a la distancia justa: estirando los brazos de manera que las muñecas queden en la parte superior del volante. Ni el antebrazo ni los dedos deben estar por encima del volante, sino las muñecas.
  • Situar el reposa cabezas a la altura de la mitad de los ojos.
  • El respaldo no debe ir demasiado recto, pero tampoco demasiado tumbado. Una inclinación justa para que los brazos y los codos estén suficientemente estirados.
  • Cuando conducimos, es recomendable que la rodilla derecha vaya suelta, sin apoyarse en ningún sitio. Así evitaremos la sensación de adormecimiento de las piernas.
  • Mantener la espalda recta cuando conducimos.

Otros consejos para evitar lesiones y sustos con el coche

  • Cuidado al cargar y descargar el maletero. No carguéis todo el peso de las maletas en la espalda. Intentad mantenerla recta también en esta situación.
  • Entrar y salir del vehículo tiene también cierta técnica: en lugar de introducir primero una pierna y después el cuerpo, lo mejor es entrar apoyando primero la pelvis en el asiento para hacer punto fijo, para después rotar las piernas. Lo mismo habría que hacer cuando salimos. Este consejo me viene de perlas porque siempre me doy unos golpes increíbles en las rodillas cuando me siento.
  • No sacar brazos ni manos por la ventanilla y no abrir las ventanillas de los niños de manera que ellos tampoco puedan hacerlo.
  • Olvídate del móvil en el coche. Fija el destino en el GPS antes de salir. No en el camino.
  • Llévate un buen arsenal de juegos para los niños en la mente (no juguetes, sino juegos). Hay muchas formas de hacer más ameno un viaje. La semana que viene os daremos muchas, pero muchas ideas. Estad atentos.

Dentro de su campaña 12 meses, 12 consejos de salud, el Colegio de Fisioterapeutas de Madrid también da algunos consejos para los viajes en avión en su video de julio. No os lo perdáis:

Sobre Diana

Soy periodista, emprendedora, amante del teatro (sobre todo infantil) y de los buenos planes (en familia, en pareja, entre amigos, en solitario...). Un día, después de un montón de casualidades, decidí lanzarme a la aventura de poner en marcha mi propio proyecto profesional: Mamá tiene un Plan. Hoy, tengo dos peques (niña y niño) y muchas ilusiones, a los que dedico todo mi tiempo y energía. En el viaje me acompaña un hombre maravilloso (al que dedico menos tiempo del que me gustaría y quiero con locura) y una gran familia a la que adoro que hace posible que todo lo demás siga girando. @Diana_M_N

2 comentarios en “¿Viajas sol@ con los niños? Consejos para evitar desastres

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *