Este Carnaval, disfraza tu cara

Llegan esos días maravillosos en los que el mundo parece volverse loco y todos, adultos y niños, nos disfrazamos de mil y una cosas disparatadas que hacen que las calles tengan más color, más música y sean, en definitiva, más divertidas. 

Hace tiempo mi hija no soportaba disfrazarse. Ni ponerse el traje ni mucho menos pintarse la cara. Al parecer no es algo tan extraño, pero en su momento me llamaba mucho la atención. Después de asistir a varias fiestas de cumpleaños en las que no había disfraz, pero sí pintacaras, comenzó a cogerle el gusto y hasta hoy, que de vez en cuando me pide que le pinte en casa.

Desde entonces hemos ido desarrollando pequeñas fiestas improvisadas de disfraces en su dormitorio. Tenemos una caja con ropa vieja, tutús de colores, bolsos, pañuelos, gorros… y  en alguna ocasión se ha puesto feliz mis zapatos de tacón. Verla actuar como su madre, con los tacones puestos imitando la salida de casa a toda prisa ha sido una verdadera ducha de realidad y me ha hecho pensar en muchas cosas, como la necesidad de ir más despacio.

Captura de pantalla 2016-01-20 a las 13.05.52Sin embargo, las ideas se acaban y no siempre basta sacar la caja de disfraces para atraer su atención. Por suerte, tenemos ideas de fiestas para este Carnaval (y temáticas, de cumpleaños…) en la web de Snazaroo, una marca de pintura de cara que es genial, es suave y se quita súperbien. En sus propuestas online nos invitan a seguir algunos pasos concretos para el pintacaras, nos dan ideas de recetas e incluso de juegos para que no falte de nada. Qué bien vienen esas ayudas…

Captura de pantalla 2016-01-20 a las 13.04.55

Por mi parte, este Carnaval me propongo firmemente que el disfraz pase también por la carita. Es más, que la cara sea fundamental en el mismo, tan importante o más que la ropa. Me lo dejó muy claro mi niña hace unos años.

Celebraba entonces su primera fiesta de Carnaval en la guardería. Había que vestirles de personajes de un bosque encantado. En seguida me acordé de The Magic Forest, que acaba de abrir en ese tiempo, y lo bien que quedarían correteando por allí todos los niños de la clase. Como sabéis, la decoración es exactamente esa, un gigante bosque encantado.

Al llegar a clase no había flores trepadoras, pero sí un montón de duendes, hadas e incluso brujas. Conseguí de mala manera ponerle a la niña su capa y gorro de mago. Y solo a medias. Realmente quien lo consiguió fue su profe Alex, uno de esos profesores maravillosos que logran con nuestros hijos lo que nosotros no conseguiremos jamás, como que controlara sus rabietas bebiendo un poco de agua. Pero eso da para otro post completo…

Captura de pantalla 2016-01-20 a las 13.10.08Por aquel entonces, mi peque odiaba disfrazarse así que fue una odisea, como digo, que se pusiera el disfraz. Finalmente lo consiguió (su profe) y volvió a casa encantada, pero sobre todo contándome que su compañera Estefanía era un hada “de verdad”. Me preguntaba porqué le había marcado tanto el disfraz de la niña y cuando vi las fotos, al final del trimestre, lo entendí: no sólo iba disfrazado su cuerpo, sino que llevaba un pintacaras maravilloso, con purpurina, que simulaba unas alas de mariposa con distintos colores. Ese fue el verdadero toque del disfraz: la cara.

Aún tenemos pendiente decidir el disfraz, pero está claro que no lo decidiremos si la carita no puede ir también a juego. Ya os iré contando… ¿ideas? 

 

Sobre Diana

Soy periodista, emprendedora, amante del teatro (sobre todo infantil) y de los buenos planes (en familia, en pareja, entre amigos, en solitario...). Un día, después de un montón de casualidades, decidí lanzarme a la aventura de poner en marcha mi propio proyecto profesional: Mamá tiene un Plan. Hoy, tengo dos peques (niña y niño) y muchas ilusiones, a los que dedico todo mi tiempo y energía. En el viaje me acompaña un hombre maravilloso (al que dedico menos tiempo del que me gustaría y quiero con locura) y una gran familia a la que adoro que hace posible que todo lo demás siga girando. @Diana_M_N

2 comentarios en “Este Carnaval, disfraza tu cara

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *