La muñeca de esta Navidad: Enchantimals

Como os veníamos anunciando, Mattel estaba preparando una gran fiesta para presentar a sus nuevas muñecas: Enchantimals. Estas muñecas, de las que ya hablamos hace un par de semanas, proponen un juego en el que la naturaleza es el escenario de todas las aventuras por lo que respetarla es un básico para comenzar a jugar. 

Un mensaje tan valioso merece un escenario igual de potente. Por eso, el lugar elegido para la fiesta no podía ser otro que The Magic Forest, un lugar maravilloso ubicado en cines Kinépolis donde los niños (y los adultos) se sienten en medio de un bosque, trepan flores, recorren laberintos, se tiran por toboganes blanditos, juegan con construcciones y se aventuran en una zona secreta con espacio para jugar al fútbol, saltar en camas elásticas y subir y bajar por mil y un obstáculos. No hace falta que os lo digamos, se nota que nos encanta este lugar. Sin duda, el mejor parque de ocio en el que hemos estado.

enchantimals7

La fiesta de presentación de Enchantimals fue por la tarde, un plan de lunes ideal para disfrutarlo después del cole al que pude escaparme con mi peque, dejando en casa al chiquitín con papá para dedicarnos la tarde para estar juntas. Un lujo que no se da todos los días. Solo por eso la fiesta ya habría merecido la pena 🙂

enchantimals5Al llegar a las instalaciones de The Magic Forest, con gran expectación y una respetable fila para entrar nos sumamos a la espera impaciente. Debo decir que, ya en la cola, niñas y niños estaban emocionados, muchos con la muñeca ya en su poder y jugando sin parar, recreando universos maravillosos, poniendo y quitándoles los zapatos y creando diálogos con sus mascotas. Enchantimals son niñas que se parecen, incluso en lo físico, a sus mascotas así que los diálogos eran de lo más naturales, hablando de tú a tú ente mascota y personaje. Ni rastro de “posesión” de una sobre otra. “Buen comienzo”, pensé yo. Un juego de iguales con la naturaleza.

Al entrar, el ritual de The Magic Forest: calcetines, zapatos y objetos de valor en el guardarropa y… ¡adiós niños! No se les puede culpar: con semejante espectáculo para jugar, pocos se quedan al lado de sus padres. Punto de chuches, merienda, pintaras, phocall, casitas de muñecas y zonas para jugar con Enchantimals y todos sus complementos y todo un Magic Forest para disfrutar. No eran pocas las tareas a desempeñar esa tarde.

enchantimals2Además, los niños tenían una misión: encontrar corazones perdidos por todas partes. Con cada corazón podrían canjear una muñeca y aquel descubrimiento fue la locura. Los niños corrían de un lado a otro levantando piezas, trepando flores… hacían equipo con otros niños que se encontraban para ser más rápidos (los más peques) u optaban por la búsqueda en solitario (los mayores)… el caso es que los corazones iban y volvían y las muñecas salían de sus cajas con agilidad.

Me atrevería a decir que en The Magic Forest no quedó Enchantimals ni accesorio suelto. Todos se iban en las manos de algún peque feliz.

Por desgracia no todos los niños tuvieron la suerte de conseguir su corazón… y como imaginaréis se notaba a la perfección quiénes eran los afortunados y quiénes no. En el caso de mi hija, que no encontró corazón a pesar de buscarlo con una insistencia que incluso a mí me sorprendió (y mira que sé que tiene una fuerza de voluntad tremenda) fue una estupenda ocasión práctica para idear formas de superar la frustración porque el berrinche fue importante… pero nos llevamos una tarea hecha: el primer regalo para esta Navidad ya está adjudicado. Dice que pedirá una Enchantimals. No se decide por cuál, le gustan todas. Y ahí la tengo dibujando las casas de las muñecas en medio del bosque y pegando pegatinas (estas sí se las llevaron todos los los niños) y pensando que quizá, a pesar del enfado que cogió, sí que le gustará volver un día a The Magic Forest. “Pero cuando no haya que buscar corazones”.

Al final la tarde de chicas fue todo un éxito. 😉

Sobre Diana

Soy periodista, emprendedora, amante del teatro (sobre todo infantil) y de los buenos planes (en familia, en pareja, entre amigos, en solitario...). Un día, después de un montón de casualidades, decidí lanzarme a la aventura de poner en marcha mi propio proyecto profesional: Mamá tiene un Plan. Hoy, tengo dos peques (niña y niño) y muchas ilusiones, a los que dedico todo mi tiempo y energía. En el viaje me acompaña un hombre maravilloso (al que dedico menos tiempo del que me gustaría y quiero con locura) y una gran familia a la que adoro que hace posible que todo lo demás siga girando. @Diana_M_N

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *