Un campamento para ver el mundo

Las vacaciones no son un paréntesis en la educación. No pueden serlo porque educar es algo que se hace día a día, minuto a minuto y la mayor parte de las veces sin darnos cuenta. Los niños aprenden cada segundo de su vida e interiorizan formas de comportarse, sean o no las correctas, de aquello que ven. Por eso, elegir un campamento de verano de acuerdo a esto, un campamento que aporte un plus en el niño y colabore a su educación y su crianza es fundamental para los padres. 

Lara Chaves, directora de Planeta Invisible, lo ve claro a través de su propuesta para el verano, programas de campamentos urbanos para niños de 3 a 8 años con flexibilidad de horario en los que el arte y las salidas a la naturaleza y a museos serán las principales herramientas para entrar en contacto con el mundo que les rodea.

Planeta Invisible 009“Utilizamos cualquier recurso para que los niños aprendan y creen: una salida al campo puede hacer que se nos ocurra un trabajo de creatividad con materiales que encontramos paseando y eso les ayuda a descubrir una forma lúdica de ver el mundo”, comenta Lara, quien asegura que, además de talleres creativos, en sus centro también ofrecen talleres científicos relacionados con el trabajo empírico y otras disciplinas: “Queremos que los niños busquen, investiguen, se hagan preguntas que puedan responder ellos mismos…”.

Sus campamentos de verano tienen varios puntos fuertes:

  • Clases de yoga.
  • Actividades de senderismo urbano que consisten en excursiones a entornos naturales de la ciudad, como la Dehesa de la Villa, la Casa de Campo o el Jardín Botánico donde entrar en contacto con la naturaleza y descubrir rincones desconocidos.
  • Salidas a museos que, más allá de parecer visitas “aburridas”, harán que los niños descubran nuevas formas de ver el arte y la creación a través de juegos y dinámicas divertidas.

En línea con los campamentos que ofrecen para el verano de la mano de los profesionales de Primeros Pasos, Planeta Invisible cuenta con una escuela para bebés desde que comienzan a andar hasta los 3 años, Planetita, en la que esa es la clave de todo: “es una escuela de acompañamiento respetuoso que deja que los niños se desarrollen de forma libre, a su ritmo”.

Esa es la filosofía que mantienen para el resto de las actividades que proponen y el campamento no podía ser diferente. “Lo principal para nosotros es que los niños se sientan de vacaciones, que noten que se les permite jugar, crear, investigar, descansar… que no se regule absolutamente todo lo que tienen que hacer. Queremos que vean cosas que normalmente no ven porque no tenemos tiempo para fijarnos”, señala Lara.

Planeta Invisible 067Desde su puesta en marcha, Planeta Invisible, famoso por ofrecer un ocio diferente en Madrid, ha organizado todo tipo de programas y talleres para niños y sus familias. A través de ellos, sus profesionales se han dado cuenta de que a muchos niños les cuesta mucho soltarse, dejarse llevar y hacer lo que realmente quieren cuando no se les pauta un trabajo. “Hay poca cultura de que el trabajo venga desde dentro y no desde fuera”, asevera Lara, “y creo que en eso ofrecemos un plus porque damos a los niños la posibilidad de hacer las cosas de otra manera, de un modo que el colegio no siempre ofrece”.

Los niños de todas las edades (el campmento está acotado a niños de 3 a 8 años en grupos reducidos) trabajarán juntos para aprovechar una oportunidad extra de aprendizaje a nivel social y de valores: “el ayudar al otro, la solidaridad, el respeto… son temas que siempre salen cuando se trabaja con grupos de distintas edades”.

Más allá de los campamentos, Planeta Invisible será este verano un oasis en Madrid: “hemos organizado talleres entre semana que las familias podrán disfrutar con aire acondicionado y una limonada en la mano”.

Para más información y reservas de los campamentos de verano y cualquier otro servicio de Planeta Invisible, echad un vistazo a su web.

Sobre Diana

Soy periodista, emprendedora, amante del teatro (sobre todo infantil) y de los buenos planes (en familia, en pareja, entre amigos, en solitario...). Un día, después de un montón de casualidades, decidí lanzarme a la aventura de poner en marcha mi propio proyecto profesional: Mamá tiene un Plan. Hoy, tengo dos peques (niña y niño) y muchas ilusiones, a los que dedico todo mi tiempo y energía. En el viaje me acompaña un hombre maravilloso (al que dedico menos tiempo del que me gustaría y quiero con locura) y una gran familia a la que adoro que hace posible que todo lo demás siga girando. @Diana_M_N

Un comentario en “Un campamento para ver el mundo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *