¿Qué hacer en una tarde lluviosa con los niños?

¿Niños aburridos? ¿Echando de menos el buen tiempo? No queremos ser negativos, pero esto no ha hecho más que empezar y, tal y como se ha presentado el día, urge planear cosas que hacer para pasarlo bien con los niños, aunque sea en casa. Os contamos unas cuantas, un poco personales, pero que esperamos os den ideas.

Ya sabéis que nosotros somos “expertos” en planes fuera de casa, no tanto dentro, pero siempre tenemos opciones para pasarlo bien en casa y hoy os contamos las últimas que hemos puesto en práctica. Son un poco personales, pero en eso consiste este blog… 😉  

Para los clásicos
No podemos resistirnos a proponeros un plan que todos tenemos en mente cuando empieza a hacer frío y que rememora, seguramente, momentos en los que nuestros hijos no estaban aún en nuestras vidas: la típica tarde de peli y manita acompañada de una pizza. Si la pizza viene ya hecha y llega directa a casa, mejor. Este es el tándem que os proponemos, actualizado para los tiempos que corren:

  • Ver el DVD en alta definición de la villana más famosa de este año: Maléfica, que Disney acaba de sacar a la venta. A los mayores de 7 años les encantó. Para los más peques, os recomendamos no probar. Hay escenas un tanto sombrías para ellos.
  • Pedir una pizza a través de servicios como JustEat. Nosotros lo hemos probado recientemente pidiendo un par de pizzas que nos llegaron en 20 minutos: elegimos un par de pizzas del restaurante Piccola Napoli, que está cerquita de la oficina y nos encantó (recomendabilísima la pizza siciliana, los peques la devoraron). Pronto pediremos para una comida frente al ordenador 😉

Para los más tranquilos
Nadie puede decir que no a una tarde de cuentos, especialmente si son de personajes que ya conocemos o para jugar además de leer.

Quién se va a resistir a ediciones recientes como Lupe viaja al espacio, la nueva entrega de aventuras de la gatita Lupe, de SM,  o a los maravillosos cuentos de pegatinas de Usborne (de estos nos gustan todos).

Para los juguetones
Seguramente los niños se cansarán de jugar con sus juguetes este otoño-invierno, así que por qué no dejar volar la imaginación y hacer algo especial, revolver un poco la casa y recuperar el espíritu infantil. 

Si sois los típicos padres que no hacéis pereza para tiraros al suelo con los peques y entregaros a los juegos, ¡sois de los nuestros! Os damos unas cuentas ideas, esperamos las vuestras:

  • Acampar dentro de casa: si no queréis poner una tienda de campaña, pegad una mesa a la pared y poned un mantel o sábanaque cubra los lados. Con una linterna y una pequeña cocinita de juguete podréis emular todo tipo de aventuras.
  • En una alfombra vieja o un cartón grande,  dibujad carreteras que se entrecruzan, cuantos más recorridos mejor, y podréis jugar con vuestros coches, o con canicas, chapas, bolitas de papel…
  • Si tenéis en casa cinta adhesiva de doble cara, preferiblemente ancha, utilizadla para hacer una tela de araña aprovechando el vano de una puerta. Con papel de periódico haced pelotas y tiradlas a la cinta. Veamos quién consigue pegar más proyectiles a la cinta.
  • Coged una caja de cartón, haced un agujero circular no demasiado grande en uno de sus lados y probad a encestar.
  • Si os habéis pasado con el agujero de la caja utilizada en el punto anterior, no lo déis por perdido. Haced un vano grande y utilizadlo para hacer un guiñol casero con los muñecos de los niños. Si son marionetas serán más cómodos, pero si no lo son, seguro que no tenéis ningún problema.
  • ¿Nos dibujamos? Si tenéis un rollo grande de papel, extendedlo sobre el suelo, haced que un niño se tumbe encima y dibujad su contorno. El reto puede ser dibujar el interior similar al niño real, o todo lo contrario… 😉

Como os decimos, son ideas que hemos probado. ¿Cuáles triunfan en vuestra casa?

Sobre Diana

Soy periodista, emprendedora, amante del teatro (sobre todo infantil) y de los buenos planes (en familia, en pareja, entre amigos, en solitario...). Un día, después de un montón de casualidades, decidí lanzarme a la aventura de poner en marcha mi propio proyecto profesional: Mamá tiene un Plan. Hoy, tengo dos peques (niña y niño) y muchas ilusiones, a los que dedico todo mi tiempo y energía. En el viaje me acompaña un hombre maravilloso (al que dedico menos tiempo del que me gustaría y quiero con locura) y una gran familia a la que adoro que hace posible que todo lo demás siga girando. @Diana_M_N

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *