5 artículos subestimados para pasar un buen rato en la playa

Para ir a la playa no necesitamos más que ir con el bañador puesto, una toalla para secarnos después y una crema solar de protección bien alta… bueno, y unas gafas de sol, y una gorra, que el calor aprieta, y una botella de agua, por lo mismo… Sí, para ir a la playa no hace falta llevarse la casa a cuestas, pero, ya que nos pasamos una buena parte del día en ella, especialmente si vamos con niños, si nos llevamos alguna cosita más que nos haga el día más agradable o más divertido, mejor, ¿no os parece? Seguro que cada año os prometéis llevar solo lo imprescindible y acabáis siempre llevando un montón de trastos… pero, ¡qué bien lo pasamos con algunos de ellos!

Acerca de qué es lo necesario habría mucho que decir, porque cada cual tiene sus propias necesidades. Posiblemente la mayoría estará de acuerdo en que una sombrilla y una nevera marcan la diferencia y quien tiene niños pequeños, un set de juguetes para la playa, el cubo, la pala y el rastrillo son un clásico que no puede faltar.

Resulta muy curioso ver cómo cada cual se atavía para ir a la playa. Por eso no vamos a ocuparnos de lo necesario, sino de aquellos objetos, quizá insignificantes, que nos pueden ayudar a pasar un día perfecto en la playa. Para hacerte con algunos de ellos y equiparte con todo lo que quieras, sea imprescindible para ti o no, te recordamos que utilizando los cupones AliExpress ahorrarás en tus compras.

Estos son los 5 objetos que hemos escogido para pasar un día divertido:

  • Plantillas para los pies

Puede que en sí mismo no parecerá un objeto interesante, pero seguro que mucha gente lo encontrará divertido cuando te vea con una plantilla de color pegada al pie atravesando alegremente la playa. Y tú te divertirás pensando eso de «Ande yo caliente, ríase la gente». Y es que con estas plantillas ya no tendrás que salir dando saltos cual lagarto porque la arena de la playa arde; te pasearás tranquilamente sabiendo que tienes las plantas cubiertas, de una forma peculiar, pero protegidas. 

  • Pistolas de agua

Los niños podrán pasar un rato divertido y tú también podrás participar de la diversión. Además de los modelos de toda la vida, también hay pistolas de goma eva que flotan en el agua, así que los niños pueden jugar mientras se bañan, incluso con sus manguitos, flotadores y colchonetas. Y si en algún momento necesitas refrescarte, ya lo tienes resuelto.

  • Frasquitos dispensadores de jabón y champú

Más que un objeto divertido, se trata de algo muy útil si puedes darte una ducha al final del día. Tanto si vuelves de haber pasado el día en una barca como en la playa, si al finalizar la jornada dispones de un punto de baño cerca donde darte una ducha, podrás llevarte lo necesario colgado al cuello o incluso en un llavero.

  • Tienda de playa

Además de las conocidas sombrillas, hoy también existen unos parasoles portátiles de lona que te protegen enteramente del sol. Para que te hagas una idea, es una pequeña carpa, una lona horizontal del tamaño de tu toalla, para poder estar tumbado completamente a la sombra. Existen también estructuras más grandes y complejas, para que disfrutéis de la sombra varias personas mientras coméis, charláis o echáis una partida a las cartas.

  • Respaldos portátiles

Si quieres leer un libro, o hacer un crucigrama o jugar al parchís con tus hijos o amigos y no tienes una silla de playa, puede que te resulte incómodo estar todo el tiempo boca abajo, boca arriba o sentado de cualquier manera. Hazte con una esterilla acolchada con respaldo ajustable, que además de cómoda, es fácil de transportar y mucho más ligera que la tumbona.

Hay muchos más gadgets, objetos curiosos y juguetes para llevar a la playa. Con todo, lo primordial es ir con ganas de pasarlo bien, de relajarse y disfrutar de un día, solo o en compañía, pero al aire libre, sin prisas, sin preocupaciones y, si es posible, sin tecnología.

Sobre Diana

Soy periodista, emprendedora, amante del teatro (sobre todo infantil) y de los buenos planes (en familia, en pareja, entre amigos, en solitario...). Un día, después de un montón de casualidades, decidí lanzarme a la aventura de poner en marcha mi propio proyecto profesional: Mamá tiene un Plan. Hoy, tengo dos peques (niña y niño) y muchas ilusiones, a los que dedico todo mi tiempo y energía. En el viaje me acompaña un hombre maravilloso (al que dedico menos tiempo del que me gustaría y quiero con locura) y una gran familia a la que adoro que hace posible que todo lo demás siga girando. @Diana_M_N

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *