Consejos para unas fotos de Primera Comunión inolvidables

La fotografía, otra gran decisión de la Primera Comunión de los peques. Pero, más allá de la elección del fotógrafo, que es clave, es fundamental tener una buena actitud y saber exactamente qué es lo que esperáis de la sesión para que el resultado final sea exactamente lo que buscabais. 

Desde Pon una foto en tu vida, expertos en fotografía infantil y de grandes eventos, como la Primera Comunión, os dan algunos consejos básicos para que el reportaje sea, sí o sí, un éxito:

  1. Cuándo reservar: Como las demás decisiones importantes, reservad tan pronto tengáis claro qué tipo de fotos queréis. Como ocurre en las bodas, las agendas de los profesionales se llenan relativamente rápido.
  2. Tipo de reportaje: Pensad si queréis que las fotos sean antes de la Comunión, en un reportaje de precomunión, o del mismo día del evento en el restaurante. Tal y como comenta Antonio Romero, fotógrafo de Pon una foto en tu vida, “en la iglesia normalmente no está permitido que entre ningún fotógrafo ajeno a la iglesia así que se tratará de un servicio aparte”. La tónica general es hacer un prerreportaje para poder utilizar una de las fotografías en el recordatorio.
  3. Si optáis por un prerreportaje, podéis hacerlo en estudio o en exteriores. “Muchos padres eligen estudio por miedo a que el traje se ensucie, pero poco a poco la tendencia va cambiando y este año, por ejemplo, nos han pedido más reportajes de exteriores”. En cuanto a los exteriores, lo más solicitado suele ser ir a un paseo por el parque. El Retiro, El Capricho, la Quinta de los Molinos o el Parque lineal del Manzanares son los más utilizados como escenario por Pon una foto en tu vida (que no cobra desplazamiento). “El resultado de un reportaje al aire libre, con luz natural es muy bueno”.
  4. Comuniones_103_ponunafotoentuvidaUna oportunidad para ser creativos: desde Pon una foto en tu vida suelen llevar algo de atrezzo, ponen fotos del niño cuando era pequeño para que él mismo vea reflejadas en sus fotos su evolución, pero siempre están abiertos a nuevas ideas. ¡No os quedéis con las ganas de plantearlas!
  5. Fuera nervios. “Personalmente, me gusta que los niños traigan de casa algo suyo, un juguete, un instrumento musical si lo tocan, etc. Cuando están nerviosos y les pedimos que saquen su juguete, les cambia completamente la cara”, asegura Antonio, quien añade que “los reportajes duran una hora y media y no podríamos tener al niño tanto tiempo posando si no lo está pasando bien”.
  6. De hecho, posar no es el concepto. Es fundamental que el niño juegue, se deje llevar, corra, ría y no solo pose para las fotos. “Queremos que para el niño sea una experiencia, que lo pase bien y luego se lo cuente a sus amigos como algo divertido que ha hecho”.
  7. Para eso es también necesaria la colaboración de los padres. “Muchas veces los padres llegan muy nerviosos y están continuamente diciendo al niño cómo debe ponerse o sonreír para quedar mejor en las fotos. No es un buen comienzo, por eso intentamos que los padres sean los primeros que se relajen y disfruten”.
  8. Así, padres, pensad en si queréis fotos con el niño o será él el único fotografiado. “Es una buena ocasión para tener bonitas fotos de familia“, comenta Antonio, que anima a los padres a que se dejen llevar, ya sea vestidos como lo harán el día de la Comunión o más de sport.
  9. Comuniones_068_ponunafotoentuvidaOtro punto fundamental son los hermanos, especialmente si son pequeños. Los padres y el niño o niña de Comunión deben tener claro si quieren que los hermanos participen en el reportaje. “Mi consejo es que lo hagan”, dice Antonio. El niño de Comunión tendrá sus fotos solo, como corresponde a este tipo de reportajes, pero también con su hermano. “El resultado suelen ser fotos muy bonitas, tenemos la oportunidad de captar la complicidad entre ellos, juegan juntos, se relajan y siempre salen mejor. Además, evitamos que el hermano menor se aburra en la sesión y pase el tiempo preguntando cuándo acaba esto”.
  10. Las fotos son un recuerdo para el niño que tendrá toda su vida. Aunque los gastos se acumulan en este tipo de eventos y los padres solemos agobiarnos de solo pensarlo, lo cierto es que las fotos permanecen siempre. El resto de las cosas se acaban el mismo día del evento así que es importante saber qué recuerdo queremos que tengan, qué estilo de fotos queremos tener, etc. En Pon una foto en tu vida son conscientes del gasto, por lo que ofrecen sesiones desde 50€ y tienen muy presente que la calidad del material debe ser excepcional. “Para los álbumes, por ejemplo, utilizamos portadas y encuadernados manuales, las mismas calidades que usamos en los álbumes de boda son las que ofrecemos en estos reportajes”.

Sobre Diana

Soy periodista, emprendedora, amante del teatro (sobre todo infantil) y de los buenos planes (en familia, en pareja, entre amigos, en solitario...). Un día, después de un montón de casualidades, decidí lanzarme a la aventura de poner en marcha mi propio proyecto profesional: Mamá tiene un Plan. Hoy, tengo dos peques (niña y niño) y muchas ilusiones, a los que dedico todo mi tiempo y energía. En el viaje me acompaña un hombre maravilloso (al que dedico menos tiempo del que me gustaría y quiero con locura) y una gran familia a la que adoro que hace posible que todo lo demás siga girando. @Diana_M_N

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *