Glamping, una de las mejores opciones de vacaciones

¿Imagináis disfrutar de la naturaleza en una tienda de lujo, con todas las comodidades? Estas instalaciones de lujo se llama tienda glamping y son sorprendentes porque os dan toda la magia de estar en plena naturaleza, como en un camping normal, pero con las mismas comodidades de vuestra casa.

Ir a un glamping es otro nivel con respecto al glamping. Si os gusta la naturaleza pero no estáis hechospara renunciar a las comodidades, o no os apetece, echad un vistazo a esta alternativa de vacaciones o escapada, muy especialmente con niños, porque os va a resultar muy interesante. Los glamping suelen contar con tiendas como las de Outstanding, proveedores de tiendas de campaña de lujo tan alucinantes que pueden tener hasta 100 metros cuadrados de extensión, dos pisos, tobogán y, por supuesto, baño. ¡Una maravilla! Eso sí, quitaros de la cabeza que se trate de “ir de camping”. Como ya estáis imaginando el glaming es otra cosa. El origen de la palabra es “glamourous camping”, que significa, como habréis imaginado, acampada glamurosa. También es conocido, aunque cada vez se utiliza menos, como “cool camping” que viene a significar “acampada chula”.

Por qué hacer glamping

  1. Si sois de ir de acampada, el glamping os ofrece una ventaja importante: ¡os librais de montar la tienda! En los glamping ya lo tendréis todo listo.
  2. Hay muchos motivos para hacer glamping, pero si no sois muy de naturaleza, esta opción os va a encantar porque no os obliga a sufrir las incomodidades, como dormir sobre el suelo y, sin embargo, sí os dejará disfrutar de las cosas positivas como el ver las estrellas, respirar aire puro, disfrutar de los árboles a vuestro alrededor… Por este motivo es una opción ideal para ir con niños, porque tenéis cocina dentro de vuestro alojamiento, si así lo deseais, baño y todo lo que podéis necesitar tan a mano como en casa o en un apartamento de alquiler.
  3. Además,  el glamping os da la posibilidad de probar un alojamiento diferente, lejos del mundanal ruido y, seguro, en un destino especial. En plena naturaleza las actividades cambian: puede que no vayais a visitar museos ni centros históricos (aunque seguro que tenéis cosas interesantes que ver en este ámbito en las inmediaciones), pero estaréis disfrutando una experiencia vital que recordaréis para siempre.
  4. Otra de las grandes ventajas del camping frente al camping es que no os os sentiréis a merced del clima. Sin duda el invierno no es el mejor momento para probarlo, pero aún así las tiendas que se utilizan en el glamping os protegerán del frío porque también las hay térmicas, estaréis en unas instalaciones más confortables y podréis ir durante más meses al año porque prolongan la temporada.
  5. Podéis elegir distintos estilos, lo que ayuda a amplar el abanico y a convertirlo en una opción en la que la sorpresa también está presente. Hay tiendas tipo safari con un aspecto más rústico o natural, otras más modernas, estructuras hinchables, con tobogán e incluso en los árboles. Todas son válidas y funcionan a las mil maravillas en distintos tipos de glamping. ¡Las posibilidades son infinitas y, una vez que probéis la primera, querreis descubrirlas todas!
  6. Los precios son más que razonables y, normalmente, no superiores a los de un hotel por lo que es una alternativa bastante asequible salvo alguna excepción que, por supuesto haberlas, haylas.
  7. Su filosofía suele estar muy vinculada con el respeto al medio ambiente,  la sostenibilidad, al comercio de cercanía y, por tanto la promoción de productos locales… Es una elección ideal para educar a los niños en estos valores que a veces resultan difíciles de entender, sobre todo a ciertas edades. En estos alojamientos lo verán con sus propios ojos.

Si os decidís a probar un glamping, contados dónde os decidís a ir y cómo os sentís. Nos encantaría hacer un listado de glampings para familias. ¿Nos ayudáis?

Sobre Diana

Soy periodista, emprendedora, amante del teatro (sobre todo infantil) y de los buenos planes (en familia, en pareja, entre amigos, en solitario...). Un día, después de un montón de casualidades, decidí lanzarme a la aventura de poner en marcha mi propio proyecto profesional: Mamá tiene un Plan. Hoy, tengo dos peques (niña y niño) y muchas ilusiones, a los que dedico todo mi tiempo y energía. En el viaje me acompaña un hombre maravilloso (al que dedico menos tiempo del que me gustaría y quiero con locura) y una gran familia a la que adoro que hace posible que todo lo demás siga girando. @Diana_M_N

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *