Seis pistas para descubrir la ‘Ruta Romana’ de León

La capital del antiguo reino de León (fundado en el siglo X) propone hoy día un emocional viaje en el tiempo muy anterior a la Edad Media e invita al viajero a retroceder nueve siglos más, en concreto al siglo I d.C., cuando la Legio VII Gemina levantó la primera de las dos murallas que protegían la primitiva ciudad militar. Ellas son la más majestuosa huella arquitectónica de un valioso legado patrimonial romano en el que también destacan las criptas de la calle Cascalerías y de Puerta del Obispo, con sus termas. El Centro de Interpretación del León Romano, el Museo de León, el Museo de San Isidoro o el Archivo Histórico Provincial-Puerta Castillo son también de obligada visita para, 20 siglos después, viajar al pasado e impregnarnos de la más pura esencia romana de León. ¡Bienvenidos!

Pasear por el centro histórico de León tiene una gratificante sorpresa para el viajero:  emprender un emocional viaje al pasado a través de su Ruta Romana. Y es que en el siglo I d.C. la Legio VII Gemina construyó en León el mejor ejemplo de fortificación militar en piedra de la Hispania dominada por el Imperio Romano. Estas son las 6 pistas para descubrirla.

El Centro de Interpretación del León romano

Ubicado en la Casona de Puerta Castillo, es el punto de inicio de la Ruta Romana y desde allí se realizan las visitas guiadas a la misma. Ofrece una exposición permanente con varios bloques temáticos repartidos en diferentes salas. Entre ellos: ‘El ejercito romano’ (papel jugado por el ejército en la historia de la antigua Roma), ‘Hispanias Pacavi’ (muestra la conquista de Hispania por Roma, implementando el modo de vida romano), ‘El León romano’ (huellas del subsuelo leonés), ‘La Sexta Legión Victoriosa y la Legio VII Gemina’ (hitos históricos de ambas legiones), ‘Costubernium’ (recreación ambiental de una legión romana), ‘Legio VII Gemina y su campamento permanente en León’ (asentamientos civiles, maqueta de la fortaleza…), ‘De Legio a Leione. La ciudad entre los siglos IV y VIII’ (dedicada a la segunda fortificación) y ‘Jardín’ (restos de la iglesia medieval de Santa María la Antigua).

Archivo Histórico Provincial-Puerta Castillo y Muralla romana

Muy cercano al Centro de Interpretación, el edificio está adosado a la muralla romana y ocupado, hoy día, por el Archivo Histórico Provincial. Fue la cárcel medieval de nobles y en él se encuentra la Torre del Conde. Respecto a las murallas, están catalogadas desde 1931 como BIC (Bien de Interés Cultural). Un recinto en forma  rectangular –570 x 350 metros– para proteger a la Legio VII Gemina, amurallado en dos fases. La primera y más antigua, de finales del siglo I d.C. presentaba en su exterior una cara de sillarejos encintados y es heredera de su trazado la actual calle Ancha.

Museo de San Isidoro

La Real Colegiata de San Isidoro forma parte del León romano pues ocupa la esquina noroeste del campamento de la Legio VII Gémina. Algunos autores consideran que la propia Basílica está situada sobre un tempo romano que pudo estar dedicado al dios Mitra. En el interior del Museo de San Isidoro se visitan parte de esos vestigios romanos. Así, podemos caminar sobre la muralla ubicada sobre los ‘principia’ de la primitiva muralla romana. También podemos ver los restos encontrados en las excavaciones: parte de un hipocausto, tégulas con el sello de la Legio VII, tuberías romanas y varias laudas con inscripciones, entre las que destacan la más antigua de la ciudad y la dedicada a Esculapio, dios de la medicina en la antigua Roma.

El Museo de León

El más antiguo y nutrido de la provincia, data de 1869 y fue creado en el convento de San Marcos. Desde el año 2001 está ubicado en el Edificio Pallarés (construido en 1922 por el arquitecto Manuel de Cárdenas como almacén de ferretería). Este museo propone un itinerario por la historia de la provincia y sus piezas arqueológicos van desde el Paleolítico hasta el siglo XX. De la época romana destacan: el Edicto de Augusto (disposición legal que afectaba a los pueblos del noroeste de la Península Ibérica, alzados en armas contra los romanos. Este texto dejaba muy claro que Roma sí pagaba a los traidores, pues describe cómo el Emperador premia a los pueblos indígenas que le han mostrado fidelidad), el Ara de Diana (quizá el epígrafe más bello de las numerosas inscripciones latinas leonesas de nuestro país), la Lápida romana dedicada a Zeus-Serapis y el mosaico de Hilas y las Ninfas. El museo está articulado en siete áreas, entre ellas la romana.

Criptas de calle Cascalerías y Puerta obispo (termas)

La Cripta de Cascalería (Barrio Húmedo) es una larga galería curva con cubierta abovedada de 30 m, de posible edificación civil, y en su interior hay una maqueta en la que se detalla su proceso de construcción. La Cripta Puerta Obispo se localiza en el costado sur de la Catedral y su interior cobija restos arqueológicos de la Porta Principalis Sinistra del campamento de la Legio VII Gemina y también restos de sus termas.

Éstas se extendían sobre buena parte del solar que actualmente ocupa la Catedral y parte de la Plaza de Regla, lo que da idea de sus generosas proporciones. Situadas en las proximidades de la puerta oriental del campamento y al borde de la Vía Principalis, fueron construidas en el siglo I d.C. Este acceso de la muralla era monumental y en la cripta se expone una de las dos torres gemelas que la flanqueaba, de 12,8 m de longitud y 5 m de ancho.

Torreón de los Ponce y calle de los Cubos-Muralla romana

El Torreón de los Ponce (en honor al conde que fue mayordomo de Alfonso VII y Gobernador de las Torres de la Ciudad) es el baluarte defensivo más antiguo de León y único que ha resistido el paso de los siglos de lo que fueron las torres defensivas de las murallas romanas. Antiguamente fue utilizado como cárcel eclesial.

En cuanto a la conocida como ‘muralla de cubos’, data de principios del siglo IV y conserva 36 torres o cubos, la mitad de las que debió tener en origen, además de otras 8 que flanquearían sus puertas. Están regularmente conservadas, desde el citado Torreón de los Ponce (tras la plaza Mayor) hasta la Puerta Castillo y, desde aquí, hasta la Torre de la Basílica de San Isidoro. Esta muralla tiene más de 5 metros de ancho.

Sobre Diana

Soy periodista, emprendedora, amante del teatro (sobre todo infantil) y de los buenos planes (en familia, en pareja, entre amigos, en solitario...). Un día, después de un montón de casualidades, decidí lanzarme a la aventura de poner en marcha mi propio proyecto profesional: Mamá tiene un Plan. Hoy, tengo dos peques (niña y niño) y muchas ilusiones, a los que dedico todo mi tiempo y energía. En el viaje me acompaña un hombre maravilloso (al que dedico menos tiempo del que me gustaría y quiero con locura) y una gran familia a la que adoro que hace posible que todo lo demás siga girando. @Diana_M_N

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *