La magia de la tecnología holograma en el Teatro Bankia Príncipe Pío: Withney Houston, en concierto

Cuántas veces no hemos pensado en que nos hubiera encantado asistir a algún concierto de grandes mitos de la música que ya no están con nosotros: Michael Jackson, Amy Winehouse o… ¡Rocío Jurado! Pues tengo una gran noticia que daros: ahora, en el siglo XXI ¡es posible asistir a un concierto de cualquiera de los grandes de la música! Con la tecnología del holograma todo es posible. Nosotros lo comprobamos ayer, cuando asistimos al concierto “Whitney Houston Hologram Tour”. Una gira, como su propio nombre indica, que se ha estrenado en Madrid a nivel mundial y que estará hasta el próximo 6 de diciembre, en el Teatro Bankia Príncipe Pío.

Nuestra experiencia la podemos resumir en una sola palabra: ¡alucinante!

Es magnífico el trabajo que se lleva a cabo en el Teatro Bankia Príncipe Pío para que parezca que la mismísima Whitney en persona está sobre el escenario, en mitad de un concierto, cantando en directo para el respetable. A esta ilusión tan bien lograda ayuda muchísimo, no solo la técnica del holograma, sino también el montaje que han llevado a cabo: un despliegue de luz, con el que crean unos efectos maravillosos, a la altura de esta diva de la música. También el sonido y la acústica del Teatro recién rehabilitado; os aseguro que nunca había experimentado una sensación musical con esta nitidez y tan envolvente. Y, por supuesto, un concierto a la altura de una grande como Whitney Houston, necesita de una orquesta en directo que suene perfecta, unos coros acordes con el vozarrón de la diva y un ballet digno de este despliegue. Y el espectáculo de Whitney en holograma cumple con todas estas características al cien por cien. Todo este cóctel maravilloso me hizo cumplir uno de mis sueños musicales: ver a Whitney Houston en concierto.

Cuando llegamos y nos ubicamos en la flamante sala del rehabilitado Teatro de La Estación Príncipe Pío estábamos deseando ver lo que iba a suceder delante de nuestros ojos -era nuestra primera experiencia en un concierto con holograma-. Y el espectáculo abrió como solo las grandes saben hacer: con todo el despliegue técnico de luz y sonido y con uno de sus temas más rítmicos: Bring me a higher love. A partir de aquí se fueron sucediendo sus grandes éxitos: desde sus baladas y temas más sentimentales hasta los que más ritmo tienen. Cada uno de ellos con una escenografía cuidadísima y con diferentes escenas de la diva en concierto. Cada canción, cada coreo, integradísimas, había momentos en que Whitney paraba y señalaba a los bailarines para que hicieran sus coreos o a la banda y, cada vez que se dirigía al respetable y hablaba… ¡era como tenerla allí mismo! Hubo un momento en el que el público, que estaba totalmente entregado, terminó de aplaudir y ella pidió más aplausos en una interacción perfectamente conseguida.

Algunas de las puestas en escena que más me fascinaron fueron la del tema I wanna dance with somebody, toda en tonalidades naranjas, como su atuendo. O la de Run to you, que emula a la estética del videoclip de la canción. Whitney aparece cantando en mitad de una tormenta y, al empezar a diluviar, ella acaba calada en el centro del escenario, una auténtica pasada de montaje. Por supuesto, no me quito de la retina la interpretación de I Will always love you, tema central de El Guardaespaldas, con la que puso al público en pie o el tema con el que cerró, otro de mis preferidos: I’m every woman, con el que se escuchó un “¡¡¡¡ooooohhhhh!!!!” generalizado cuando, al empezar la parte con más ritmo de la canción, se le deshace su vestido de “gala” y aparece con unos jeans y unos tacones.

Desde luego si os gusta la música de Whitney Houston no debéis perderos este grandioso espectáculo.

De estación de tren a espacio para la cultura

Mención aparte merece el recién rehabilitado Teatro Bankia Príncipe Pío. Conocíamos el edificio exterior tras su rehabilitación y confieso que estaba enamorada ya del lugar -soy muy fan de las estaciones de tren y de los mercados antiguos-. Pero ayer cuando llegamos a la entrada y vi la iluminación navideña tan preciosa que han instalado en toda la fachada principal me quedé sin palabras. Además, en estos momentos tan necesarios y difíciles ver una iluminación tan bonita, te carga las pilas.

La fachada y las cúpulas de la antigua estación han recuperado todo su esplendor tras su rehabilitación. Además, en la explanada de la entrada del Teatro, se encuentra la cervecería “Paulaner Biergarten”, una terraza al más puro estilo alemán, con un encanto y una iluminación de diez, donde apetece tomarse algo antes de disfrutar de cualquier función. Un rincón maravilloso en el centro de Madrid.

Pero si ya estaba enamorada de la imponente fachada y su reluciente cúpula, cuando accedimos al interior nuestras palabras fueron, al unísono: “¡qué bonito ha quedado!”. Fui con mi padre, quien me dijo: “hija, yo lo recuerdo así cuando venía de niño a la Estación del Norte con la abuela. Han conseguido que la esencia del edificio permanezca intacta”. Es impresionante cómo han recuperado todo el hierro forjado, las balaustradas y la majestuosa escalera de mármol, así como las lámparas. Las taquillas del Teatro están bajando las escaleras y son las mismas taquillas de la antigua Estación del Norte (1861). También se pueden visitar por dentro los gigantescos ascensores. Es una maravilla de lugar. Una estación de tren reconvertida en teatro.

Cuando accedimos a la sala, que se encuentra bajo la cúpula principal, pudimos comprobar sus inmensas dimensiones, muy propicias para llevar a cabo las medidas sanitarias actuales. De hecho, nos sentimos muy seguros porque al entrar te toman la temperatura, está todo señalizado y hay geles hidroalcohólicos a cada paso. Como decía, en la sala, la distribución de las localidades está realizada por mesas bastante separadas entre sí. Las mesas están destinadas a dos personas y te puedes tomar algo mientras ves el espectáculo, aunque retirándote la mascarilla solo en el momento del “sorbo”. A la salida comprobamos que se abren la totalidad de las puertas laterales del Teatro y también se controla la salida del público por partes. Esto me dio también mucha sensación de seguridad en lo que a ventilación se refiere ya que, cuando llegamos, estaban abiertas las puertas para ventilar el lugar.

En definitiva, el Teatro Bankia Príncipe Pío es un lugar mágico para disfrutar de la cultura de forma segura. Podéis consultar toda la información sobre el edificio y su rehabilitación, sobre la cartelera del Teatro y venta de entradas en www.laestacion.com.

Sobre María Cerrato

Periodista y mamá a tiempo completo. Amante y adicta a la cultura en sus múltiples variedades: literatura, teatro, arte, cine… Una adicción que ahora también comparto con mis niñas, Carmen y Pilar, que son mi vida y a quienes siempre he intentado contagiar este amor incondicional por la cultura. Ellas son mis actuales compañeras de escapadas teatrales, lecturas de cuentos, películas animadas… Todas estas escapadas ahora puedo compartirlas con otras mamás a través del blog de este fantástico medio de comunicación que es Mamá Tiene un Plan, con el que tengo el orgullo de colaborar.

6 comentarios en “La magia de la tecnología holograma en el Teatro Bankia Príncipe Pío: Withney Houston, en concierto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *