La ilusión de recibir una carta (y que no sea publicidad)

En general, recibir una carta siempre es una alegría, pero en estas circunstancias en que todo lo que nos llega del mundo exterior es a través de la pantalla, hace especial ilusión. Hace unos días una amiga que vive en Estados Unidos y tiene un hijo de 8 años me preguntaba si a #mimayor le gustaría tener un “pen pal” (¿os acordáis de aquellos de los amigos por correspondencia?) y me pareció una ocasión perfecta para ampliar su mundo. Al parecer su peque estaba tan emocionado como la mía así que nos hemos puesto manos a la obra para comenzar la correspondencia en cuanto podamos.

Desde que se lo planteé a mi hija empezó a fantasear con la idea de tener un amigo en otro país: qué contarle, cómo presentarse, si enviarle o no un dibujo… y sobre todo, curiosamente, qué sobre usar porque, como ella me decía parafraseando a su abuela cuando le dice que debe ir “arregladita”, “es importante porque es lo primero que va a ver”.

Buscando, buscando encontramos una web con opciones ilimitadas: Paisdelossobres.es, donde puedes encontrar sobres Kraft, de colores, apaisados, cuadrados, brillantes… las opciones son ilimitadas. ¿Pero cuál debe usarse para una carta informal que va a atravesar océanos?


Ante la duda de mi peque, nos pusimos a buscar y estas son las opciones de sobres que encontramos:

Clasificación por tamaño

Los más comunes son los siguientes, aunque hay decenas de ellos:

  • Sobre americano: es el más común y suele medir 11×22 cm. Cabe un folio doblado en tres partes.
  • Sobre C5: más grande, cabe un folio doblado por la mitad. Tiene capacidad para cartas más largas, de varios folios.
  • Sobre C4: el clásico sobre “tamaño folio”.

Clasificación por material

  • Papel blanco: es el que se usa para correspondencia normal y envíos publicitarios.
  • Papel Kraft: para envíos más pesados porque son más resistentes.
  • Papel reciclado: para todos aquellos que se preocupan por el medioambiental. ¡Bingo!

Clasificación según el diseño de sus solapas

  1. Clásica: en pico y con cierre no autoadhesivo, es decir, el de toda la vida que se humedece con la lengua. El favorito de los niños, aunque quizá no el más popular en tiempos de coronavirus.
  2. Ministro: en pico pero más grande. Básicamente el que suelen proponer para invitaciones de boda y similares.
  3. Solapa recta: suele ser el cierre de los sobres que proceden del banco o comerciales y se pegan con autoadhesivo.
  4. Trapezoidal: es una variante de la solapa recta que se abre más fácilmente.

Modas bonitas: los “amigos por carta”

¿Os acordáis de cuando se puso de moda esto de tener “pen pals”? Cuando me lo propuso mi amiga me vino a la mente mi profesora de inglés del instituto que había contactado con un centro de Inglaterra y buscaban amigos por carta… Parecía tan lejano…

Escribí pero nunca me respondieron y no me extrañó nada: “seguramente se ha perdido la carta”, pensé.

Estos días dudaba de si el trabajo de repartidor, de cartero, se mantendría como esencial, pero esta última semana me han llegado algunas cosillas que tenía pendientes que pedí antes del confinamiento y algunas sorpresas que la verdad es que nos han alegrado el día así que entiendo que sí se considera esencial.

Sin duda, compartir impresiones sobre el confinamiento podría ayudar a los niños.  Saber que otros niños como ellos, al otro lado del planeta también están en sus casas sin poder salir seguro que les haría sentir más fuertes, menos solos… Sin embargo, nosotros de momento vamos a esperar para hacer el envío porque no se trata de algo urgente. La peque, aunque deseosa de recibir sus primeras cartas, entiende que para que su envío llegue a su destino hay que gente que tiene que ponerse en riesgo, así que no le ha costado asumirlo. De momento, volvemos a las nuevas tecnologías y me propone enviar a su penal una foto de su carta, “para que le den muchas ganas de leerla”.

Estamos deseando tener vía libre para empezar la correspondencia. Puede que cuando nos pongamos con ello tengamos que pedir los sobres más grandes porque… ¡a este paso la carta se va a convertir en un diario!

Sobre Diana

Soy periodista, emprendedora, amante del teatro (sobre todo infantil) y de los buenos planes (en familia, en pareja, entre amigos, en solitario...). Un día, después de un montón de casualidades, decidí lanzarme a la aventura de poner en marcha mi propio proyecto profesional: Mamá tiene un Plan. Hoy, tengo dos peques (niña y niño) y muchas ilusiones, a los que dedico todo mi tiempo y energía. En el viaje me acompaña un hombre maravilloso (al que dedico menos tiempo del que me gustaría y quiero con locura) y una gran familia a la que adoro que hace posible que todo lo demás siga girando. @Diana_M_N

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *