33 El Musical, la historia de Jesús contada para todos los públicos

Esta Semana Santa nos hemos quedado en Madrid y hemos aprovechado para hacer ocio en la ciudad. Teníamos ganas, desde hace meses, de ir a ver ‘33 El Musical’, así que aprovechamos el finde larguito y las fechas tan adecuadas para verlo, y sacamos las entradas online. Fui con mis padres, pero una vez allí, me arrepentí de no llevar a mis hijas o, al menos a mi hija mayor Carmen, que hubiera disfrutado del espectáculo tanto como nosotros. De hecho, entre el público el perfil que más abundaban era el de padres con sus hijos.

Para los que no hayáis oído hablar de ‘33’, la obra versa sobre la historia de Jesús de Nazaret desde su nacimiento, pero con una vuelta de tuerca, en una versión moderna y con una jerga muy accesible para todos los públicos. Para que os hagáis una idea, el lema del musical es ‘La historia del mayor influencer de la historia’. Toda la actuación se desarrolla en un escenario gigantesco, instalado en una macro carpa portátil que han montado en Ifema. Imaginaos el despliegue de 30 actores, un vestuario y una iluminación magistrales y una música tocada por una orquesta en directo y unas letras geniales. Vamos, el cóctel perfecto para que triunfe. De hecho, este musical está llenando todas las semanas la carpa gigantesca de Ifema. Y eso es muy buena señal.

Os desgloso un poco más, aunque sin destriparos nada. La apertura comienza en Jerusalén. Pero no la Jerusalén de hace 2.000 años, sino una muy actual, llena de carteles luminosos, aunque también llena de pobreza y de miseria. La gente muere de hambre y enfermedad mientras el puñado de ricos y poderosos mira para otro lado. ¿Os suena? Todo ello, con una música y unas coreos geniales. Después, aparece Jesús partiendo de su casa a Jerusalén y despidiéndose de su Madre, en una cocina tipo años 50 y, aunque os parezca que puede chirriar, nada de eso, está todo perfectamente integrado en la historia.

Toda la trama es la historia tal y como se refleja en las Escrituras, pero el lenguaje no tiene nada que ver, porque las letras de las canciones son perfectamente comprensibles por los más jóvenes. Uno de los números que más me gustó fue la canción de los apóstoles, cuando, uno por uno, se van presentando ellos, sus características y sus profesiones, respetando su esencia pero adecuándolo a la actualidad. Cuando llegan a la segunda parte de los apóstoles, éstos se presentan subidos en lo alto de la escalera, diciendo que son los menos famosos y los niños nunca se acuerdan de sus nombres en ‘reli’. Afirmación tras la cual, el público infantil, se partía de risa. Y todo ello, con un ritmo reseñable, vamos que aún hoy estoy cantando las canciones.

Unos satanases muy peculiares -un hombre y una mujer pelirroja- que intentan que Jesús firme un contrato con ellos, al ver su poder, todo ello aderezado con fuego y otros malabares ‘infernales’. Unos sumos sacerdotes, con acento argentino y de lo más marchoso. Una María Magdalena y todas las demás ‘Marías’ muy reivindicativas que, como mujeres, reclaman su papel prioritario como discípulas en las Escrituras, que la historia no les ha dado… En definitiva, unos personajes muy logrados, profesionales como la copa de un pino, que cantan y bailan maravillosamente (hay algunos de Operación Triunfo y otros de La Voz). Y puntos de humor y amor en su justa y adecuada medida, a lo largo de todo el musical. Mención aparte merece la fotografía tan cuidadísima de la obra; algunas escenas parecen directamente sacadas de una postal, pero postales con reminiscencias muy actuales.

La segunda parte, es algo menos movidita que la primera, en lo que a ritmo y a color se refiere, ya imagináis por qué. Es la parte del declive de Jesús. Cuando Jerusalén se vuelve contra él, le prenden y le juzgan. Pero no penséis que hay ninguna escena desagradable para los niños ni poco apta para niños. Durante toda la obra, los momentos más duros están tratados de una forma muy sutil, como requiere una obra familiar. Y el momento de la crucifixión es un espectáculo digno de ver, sin menospreciar el resto de la obra porque todos los números son equiparables a cualquier gran musical de Broadway.

En definitiva, uno de los musicales más destacables de la cartelera de la ciudad, en la actualidad. Y no os demoréis mucho porque, por lo que he podido leer, estará solo hasta finales de mayo en cartel (aunque no sé si prorrogarán…). Y en su web hay promociones muy suculentas para regalar el Día de la Madre. Toda la información la podéis consultar en www.33elmusical.es.

Datos destacables

La carpa está al ladito del recinto ferial de Ifema y podéis llegar perfectamente en metro y bus. Si vais en coche, no hay problema porque hay parking de pago, aunque también hay sitio fuera del recinto para aparcar sin problema. Al estar en una zona de oficinas, no hay restaurantes y bares cercanos para ir a pie desde allí, pero en el interior de la carpa, tenéis y el ‘Espacio 33’, una zona donde hay pantallas que dan un pequeño adelanto de lo que veréis en el escenario y un bar/cafetería donde podréis comprar bocatas, palomitas, chocolatinas, bebidas… Además de la tienda oficial con los productos del musical.

Sobre María Cerrato

Periodista y mamá a tiempo completo. Amante y adicta a la cultura en sus múltiples variedades: literatura, teatro, arte, cine… Una adicción que ahora también comparto con mis niñas, Carmen y Pilar, que son mi vida y a quienes siempre he intentado contagiar este amor incondicional por la cultura. Ellas son mis actuales compañeras de escapadas teatrales, lecturas de cuentos, películas animadas… Todas estas escapadas ahora puedo compartirlas con otras mamás a través del blog de este fantástico medio de comunicación que es Mamá Tiene un Plan, con el que tengo el orgullo de colaborar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *