Se acerca el Día de los Museos. Toma nota de estos consejos

Gran día el 18 de mayo! Un día en el que esos espacios a veces tan ajenos para nuestros hijos se acercan a la masa, ofrecen un montón de actividades, entradas gratuitas, talleres, visitas, conciertos… Y nos enseñan que están ahí todo el año, pero no los buscamos lo suficiente. Muchos niños entran por primera vez a un museo este día porque es justo cuando los padres piensan que, si tienen que salir corriendo a los 10 minutos, no importará porque la entrada es gratuita. 

Personalmente, no estoy tan segura de que este día sea el mejor para ver un museo con niños. No me malentendáis, siempre es un buen día, pero el 18 de mayo suele haber bastante público, hay que esperar colas… Cosas normales que con niños pueden resultar más tediosas. Por eso, es importante informarnos antes de ir para saber qué podemos esperar exactamente y, por supuesto, tener en cuenta otros detalles para que la visita sea satisfactoria. Aquí van nuestros consejos:

  • Contadles a los niños adónde vamos y las normas básicas de comportamiento: No correr, no gritar, no tocar. Si es su primera vez en un Museo, les costará, poneos en su lugar y comparad cómo se comportan en casa. No va a ser fácil para ellos, pero merecerá la pena. Tened presente que no podéis enseñarles cómo deben actuar en un museo si no están en uno.

mtp-Jardin

  •  Elegid bien el museo: si podéis, buscad un museo pensado en niños, hay algunos que están dirigidos a público infantil. Si el elegido no es un museo “infantil”, no importa. No los descartéis por este motivo. Podéis buscar otras formas de motivarlos, como ir a uno donde vean cosas que conocen, que están dando en el cole (el Museo de Antropología si queréis ver momias de Egipto, el Museo Naval si les gustan las maquetas de barcos, el Museo del Prado si están viendo obras de Velázquez en el cole…)
  • Buscad formas para que el niño lo pase bien: hace un tiempo fui con mi hijo a un museo “de mayores”. Tenía poco más de un año y el espacio le resultó bastante agobiante. Hacía calor, le mandaban callar constantemente… acabamos buscando entre los cuadros sus dos elementos favoritos en el mundo: caballos y la luna. Recorrimos el museo increíblemente rápido, pero volvimos una y otra vez a ver los cuadros afortunados. Al final la experiencia le gustó.
  • Preguntad si hay juegos de pistas, aplicaciones… Cada vez más hay museos que ofrecen este tipo de recursos gratuitos que tienen ya pensado el juego para los más pequeños. En algunos espacios hay,además, talleres, que suelen ser por inscripción. Preguntad también, ¡quién sabe si no os coincide alguno con alguna plaza que haya quedado vacante a última hora! Estos suelen tener un coste, bajo, pero de pago en muchos casos.

mamatieneunplan-Chicos-en-la-playa,-Sorolla

  • Calculad el tiempo: no podréis estar 4 horas en el Museo. Tenéis que tenerlo en mente para organizar la visita en horarios gratuitos para que salir pronto no suponga un gasto que os pese en la vuelta a casa. Pensad que cuando crezcan los niños os hartaréis de estar todas horas que queráis en un Museo. Ahora, disfrutadlos con ellos, dejaos llevar por su mirada.
  • No idealicéis la visita: Habrá momentos de tensión. No será raro que paréis al niño a milímetros de una obra de arte dispuesto a tocar la acuarela… son gajes del oficio. Tened paciencia.
  • Pero más importante que de eso es que no dejéis que os afecten algunas miradas y comentarios. Si tenéis la mala suerte de cruzaros con alguna persona que no entiende el mundo de nuestros hijos, os mirarán raro, resoplarán e incluso os dirán algo para que el niño baje el tono de voz o camine “sin correr” (no saben que seguramente está siguiendo las normas básicas que le disteis antes de entrar y no está corriendo; normalmente se mueven aún más deprisa)
  • Y un básico, para cualquier actividad: no vayáis al Museo demasiado cerca de las horas de comida. Un niño hambriento (igual que un niño dormido) es muy difícil de controlar.Aseguraos de que el niño no tendrá hambre (o de que podéis darle un sucedáneo para mater el gusanillo si hace falta, si el Museo os permite meter algo de comida para consumir en zonas de picnic o descanso). Si vais con bebés, un buen consejo es comer temprano y hacer coincidir el Museo con la hora de la siesta. Seguramente el ambiente tranquilo le ayudará a relajarse y conciliar el sueño.

Pero sobre todo… ¡id con ganas! ¡Id dispuestos a disfrutar y pasarlo bien y… relajaos! Un museo es un planazo se mire por donde se mire. ¡Lo vais a pasar genial!

Para celebrar este día, hemos lanzado un sorteo especial para que los peques de 1 a 5 años aprovechen a ver una obra de teatro nada menos que en el Museo del Prado, una obra sobre el Jardín de las Delicias del Bosco: Delicias de un sueño. ¿Creías que eran demasiado pequeños para esto? Pues en esta obra no pueden entrar mayores de 5 así que… si tu hijo está en esa  franja de edad… ¡aprovecha!

Sobre Diana

Soy periodista, emprendedora, amante del teatro (sobre todo infantil) y de los buenos planes (en familia, en pareja, entre amigos, en solitario...). Un día, después de un montón de casualidades, decidí lanzarme a la aventura de poner en marcha mi propio proyecto profesional: Mamá tiene un Plan. Hoy, tengo dos peques (niña y niño) y muchas ilusiones, a los que dedico todo mi tiempo y energía. En el viaje me acompaña un hombre maravilloso (al que dedico menos tiempo del que me gustaría y quiero con locura) y una gran familia a la que adoro que hace posible que todo lo demás siga girando. @Diana_M_N

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *