Los peores 10 minutos de cualquier madre o padre

Lo que vivió la protagonista de este post y su hijo es la pesadilla a la que nunca nos queremos enfrentar ningún padre ni madre, pero si ocurre es bueno tener las herramientas para poder reaccionar con cabeza y sin la presión del miedo o la ansiedad. ¿Qué harías tú si durante 10 minutos pierdes a tu hijo?

Como todos los martes, Mónica fue a buscar a Martín (6 años) a las 18.30 horas a su clase de música. Era un día soleado, de esos que invitan a estar en la calle y a no llegar a casa mucho antes de la hora de cenar. Así que, dando capricho a las intensas peticiones del peque, Mónica decidió ir paseando por su barrio sin mucha prisa y con la intención de pasar un rato por el parque. En ese “placentero” trayecto, Mónica se topó con una vecina y, mientras estuvo apenas cosa de dos minutos charlando con ella, Martín se puso a jugar a su lado y ocurrió lo peor: el pequeño se distrajo, alejándose de su madre. Cuando esta quiso retomar el camino con su hijo, este no aparecía por ningún lado. En ese instante, los nervios se apoderaron de Mónica y las agujas del reloj parecían no avanzar. Fueron, como ella misma describe, 10 minutos de pánico, de terror, de angustia, que ahora se han convertido en “anécdota” y también en conversación en todos sus grupos de whatapp, donde Mónica cuenta lo sucedido a sus amigas, entre las que se encuentra una servidora, para que tomemos precauciones y medidas previas por si vivimos algo parecido. Como las que le dieron a Mónica dos agentes de la Policía Municipal, que encontraron a Martín asustado y llorando dos calles más abajo de donde estaba su madre.

1. Enséñale al niño el teléfono móvil de un miembro de la familia para que rápidamente podamos ponernos en contacto con vosotros.

2. Intentar, también, que se aprenda vuestra dirección de casa para dirigirse allí en la menor brevedad de tiempo.

3. Explicarle que si se cruza con alguien, está bien que le comunique su situación para que avise a la Policía, pero que nunca se vaya con extraños ni su mueva de la zona donde se encuentre. Primero, porque siempre la madre/padre o el policía le buscará por ese lugar y, segundo, porque el desconocido es justo eso, un desconocido.

Nosotros ya llevábamos tiempo intentando que Elena, misma edad que Martín, consiguiese memorizar el teléfono de su padre, más fácil que el mío, y desde que Mónica me relató lo sucedido he hecho más hincapié en ello. Y muchas tardes, con la excusa de si papá vendrá pronto a cenar, le digo a Elena que llame a su padre desde mi móvil para preguntarle, y así intento que no se olvide del número. Por suerte, nunca he tenido que pasar por el mismo trance que Mónica (y cruzo los dedos), pero creo que son situaciones en las que, literalmente, te quieres morir. Mónica me cuenta que esa tarde no pudo separarse del peque y que durmió con él toda noche.

Con este post no he querido ni quiero causar pánico, simplemente contar una situación más común de la que nos creemos y  compartir con vosotr@s lo que los cuerpos de seguridad recomiendan en estas circunstancias.

 

Sobre Diana

Soy periodista, emprendedora, amante del teatro (sobre todo infantil) y de los buenos planes (en familia, en pareja, entre amigos, en solitario...). Un día, después de un montón de casualidades, decidí lanzarme a la aventura de poner en marcha mi propio proyecto profesional: Mamá tiene un Plan. Hoy, tengo dos peques (niña y niño) y muchas ilusiones, a los que dedico todo mi tiempo y energía. En el viaje me acompaña un hombre maravilloso (al que dedico menos tiempo del que me gustaría y quiero con locura) y una gran familia a la que adoro que hace posible que todo lo demás siga girando. @Diana_M_N

Un comentario en “Los peores 10 minutos de cualquier madre o padre

  1. Si q se pasa mal…quiza xq.x.naturaleza soy optimista y nada hipocondriaca cd m.ha pasado esto dos veces con minhijo d camino al cole (el queria ir x dettras d un bloq y el pqueño x delante) sabia q iba a aparecer xq le habria dado el agobio y se habria.vuelto para atras y stabamos dando vueltas x la misma zona sin enocntranos…pero t imaginas x un minuto q lo han raptado y t tiemblan las piernas…dsd lueg q no lo hemos vuelto a hacer y a el se le han quitado las ganas d ir x otro sitio jeje , se ha aprendido la direccion y q si se despista o nos espera en el mismo sitio para q no nos crucemos o.si esta cerca d casa se va al portal (nos queda q se aprend el movil tb como decis…)
    Como tb decis, no es x asustar, es x evitar el mal rato;)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *