Ocio educativo a la hora de comer

Vemos noticias en las que se habla de viajes, destinos turísticos, vagones de tren libres de niños. No entramos a valorarlo porque habría mucho de que hablar… pero queremos contaros también el movimiento opuesto: el de los espacios que incluyen niños, que buscan que estén cómodos y que se diviertan… de una forma especial. 

Las cosas están cambiando. En casa, en la aulas (aunque poco a poco), en la sociedad… muchos reivindican el poder de la tribu, del aprendizaje respetado, del juego como herramienta educativa (¡en esto nos sumamos los primeros!)… La sociedad entera reclama y diseña espacios donde la familia sea bienvenida.

Desde Mamá tiene un Plan, nos encanta hacer el papel de detectives y buscar, buscar y buscar estos sitios maravillosos llenos de sonrisas infantiles. Lugares que saben adaptarse a sus clientes. Y en esta búsqueda, un día se cruzó en nuestro camino Restaurante Latigazo, uno de esos espacios con encanto, ubicado en pleno Monte de El Pardo, que hace posible que padres e hijos coman juntos y tranquilos, con menús adaptados y que, una vez finalizada la comida, los niños puedan jugar con sentido, sin prisas y… atención… ¡aprendiendo! Solos o con sus padres, porque la mejor manera de salir a comer con los niños, no tiene porqué ser viendo cómo desaparecen al terminar el postre.

Mago Robin Ventura (1)Restaurante Latigazo tiene en mente a un público muy diverso y adapta su oferta en horarios y días según sus clientes. Dirigido a un público profesional entre semana, para adultos en las noches de fin de semana (padres y madres, no perdáis de vista su programación con espectáculos y conciertos), los fines de semana a la hora de las comidas, los niños son los reyes. 

“Salir a comer hoy no tiene nada que ver con salir a comer hace años, la oferta cambia, las expectativas de los clientes se han hecho más exigentes y nosotros, como restaurante, tenemos que satisfacerlas”, comenta Carlos Valdivieso, responsable de marketing de Restaurante Latigazo, que afirma haber sido testigo de toda una transformación en el ocio familiar. “En el ámbito de la restauración, hemos visto cómo en los últimos años los restaurantes se han ido haciendo más amplios, con más espacio entre las mesas para que los clientes estén más cómodos si van con niños, carritos… y se han incorporado zonas de juego priorizando el confort de los clientes, en concreto de los niños, frente a una mayor capacidad de comensales”.

Family weekend generico bailePor eso, no sólo cuentan con menús especiales y una zona infantil con monitores, sino que ponen en marcha toda una oferta de ocio, con una importante carga educativa para niños y sus familias. Es lo que llaman, su Family Weekend. “Es importante que los adultos puedan seguir charlando mientras los niños juegan sin tener que quedarse a una sobremesa demasiado larga para un niño, pero también es fundamental que padres e hijos, o abuelos, tíos, amigos… puedan disfrutar de estar con sus hijos en un espectáculo de magia, de teatro, en un taller… siempre buscamos actividades que gusten tanto a adultos como a niños”.

Como imaginaréis, la tarea no es fácil, pero Latigazo lo consigue con creces. El fin de semana, ponen en marcha una zona con pintacaras, manualidades, pintura, collage, videoconsolas… todo esto en una zona agradable y controlada por monitores.

Pero no es lo único, además de este espacio de juego más libre, tienen una interesante programación con búsquedas del tesoro, magia, espectáculos teatrales… Y su propuesta estrella: Animalia, un fin de semana al mes en el que sus instalaciones se llenan de animales (aves, perritos, reptiles…). “Es una actividad que gusta mucho a padres e hijos y que pretende potenciar el conocimiento y respeto al medio ambiente y a los animales”, comenta Carlos. “Queremos inculcar valores a los niños, que aprendan al tiempo que se divierten”.

Si queréis conocer mejor sus actividades para este mes de noviembre, echad un vistazo a su web o a Mamá tiene un Plan… ¡a ver si lográis decidiros por una!

El restaurante es, además, accesible (hay una puerta de entrada sin escaleras a la que el personal guía a los visitantes que van con carritos o con limitaciones motoras; es importante avisar en la reserva, si la hacéis, porque no está visible en la entrada principal) y no solo tienen menú infantil sino también tronas, cambiadores, celebran cumples, comuniones… en resumen, todo un descubrimiento.

Sobre Diana

Soy periodista, emprendedora, amante del teatro (sobre todo infantil) y de los buenos planes (en familia, en pareja, entre amigos, en solitario...). Un día, después de un montón de casualidades, decidí lanzarme a la aventura de poner en marcha mi propio proyecto profesional: Mamá tiene un Plan. Hoy, tengo dos peques (niña y niño) y muchas ilusiones, a los que dedico todo mi tiempo y energía. En el viaje me acompaña un hombre maravilloso (al que dedico menos tiempo del que me gustaría y quiero con locura) y una gran familia a la que adoro que hace posible que todo lo demás siga girando. @Diana_M_N

Un comentario en “Ocio educativo a la hora de comer

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *