Álvaro Varona: “Las tabletas son para aprender, divertirse y comunicarse”

En mi casa no hay tableta, aún, debido a un concepto antiguo que tenía sobre su uso e influencia en mis hijas. Y quiero especialmente recalcar la palabra aún, porque ese pensamiento, obsoleto y cargado de etiquetas y desconocimiento hacia este dispositivo móvil, ha cambiado radicalmente desde que hace unas semanas tuve la suerte de charlar relajadamente con Álvaro Varona, creador de www.generacionapps.com, una web de referencia en el mundo de las aplicaciones infantiles que recomiendo marques como favorito en tu navegador. ¡Yo ya lo he hecho!

Una de las primeras cosas que me dice este gurú del entorno de las apps y la educación en España ya derriba por completo la idea preconcebida que una servidora tiene: “A los niños de ahora les ha tocado vivir con tableta, igual que a nosotros con cómics o con juguetes de madera. Es un elemento intrínseco a la sociedad, está ahí y su uso va a existir”. Y ya que vamos a compartir muchos momentos de nuestra vida con las tabletas, padres e hijos tenemos que aprender a emplearlas con cabeza. Así que le pido a Álvaro que me resuelva algunas dudas.

¿Límites sí o límites no?
La receta es un poco a medida, creo que sí que hay situaciones donde evidentemente deberíamos limitar mucho su presencia, como son los momentos de interacción social, por ejemplo, el desayuno, la comida o la cena. Pero sobre todo pienso que hay que llegar a un pacto con los niños. Cuando encuentran algo que les gusta, lo van a querer sin fin, lo importante es limitar el empleo que estamos haciendo del dispositivo. Por ejemplo, muchos chavales lo ven como un instrumento para ver la televisión y eso me hace reflexionar sobre la propuesta pasiva que pueda ser una tableta. Lo interesante es aprovechar su potencial y muchas veces los padres no lo hacen porque lo desconocen.

¿Cómo sabemos si una app es adecuada para nuestros hijos?
Cambia la pregunta, ¿cómo sabrías si una película o un libro son buenos? Por una crítica en un periódico, una reseña en una revista,  un amigo que te habla de ello… Al final los procesos de recomendación funcionan exactamente igual. El cómo encontrarlas, ya es otra cosa. Es un lío, porque los stores son gigantescos, además, cuántas veces no nos ha ocurrido que compramos una aplicación y después nuestro hijo pierde el interés por ella casi al instante. Otro punto importante es que a muchos padres lo que más miedo les da es el tema de la conexión con las redes sociales y la publicidad, pero eso se puede comprobar antes de descargarla. Pero, sobre todo, lo que yo aconsejo es que la usen ellos, de la misma manera que hacían nuestros padres con nuestros libros y tebeos, que se los ojeaban, esto igual, los padres tienen que interesarse por lo que ven sus hijos. No por ser digital los comportamientos tienen que ser diferentes. Tenemos que estar implicados en qué están consumiendo nuestros hijos y, en el fondo, lo que deberíamos hacer es probar, investigar, mirar blogs, preguntar…

¿Qué se puede hacer con una tableta?
Considero que sirven para aprender, divertirse y comunicarse. Me gusta mucho incorporar el concepto de diversión, porque no pasa nada si hay apps que no son 100 % educativas; en el mundo hay miles de cosas que no lo son y se consumen igualmente, y aquí pongo un ejemplo. Para mí una de las mejores lecciones de trigonometría es Angry Bird. En este juego tienes que hacer triángulos perfectos para tirar las torres y ganar todos los puntos. Es algo divertido que permite, a su vez, adquirir nuevos conocimientos que tienen que ver con la velocidad. Otro símil, ¿cuántas novelas nos leemos al mes de las cuáles no aprendemos nada o lo que aprendemos se nos olvida casi al instante?  Por eso creo mucho en las tabletas como elemento de diversión y, otro concepto más, el de la comunicación. Nosotros venimos de un histórico en el que los dispositivos digitales no se conectaban entre sí, por ejemplo, la primera play o el primer espectrum. Ahora los chavales son capaces de jugar en red, que eso es un valor que antes no existía, y de comunicarse con el mundo exterior a través de las redes sociales, el correo, la mensajería, el chat … Y todo, gracias a las tabletas.

Para terminar le pido a Álvaro que me recomiende cinco apps para los peques de la casa, Tocaboca tv, Sagoplains, Comomola Fireflies, Rascacielos y Wuwu&co. Me las enseña, las medio pruebo y que quedo, simplemente, alucinada. Entre mis favoritas Cómo mola Fireflies, para superar el miedo a la oscuridad, y Wuwu&co, un cuento  ilustrado de realidad aumentada que me recuerda mucho a los del gran Hervé Tullet. Estoy de acuerdo con Álvaro, las tabletas son para aprender, divertirse y comunicarse.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *