el bosque encantado

Encantados en El Bosque de San Martín de Valdeiglesias

Volvemos de vacaciones y en casa nos hemos hecho un propósito: intentar hacer más actividades en el campo. Y es que lo tenemos comprobado: cada vez que pasamos un sábado o un domingo en plena naturaleza, regresamos todos a casa más relajados y de mejor humor y, sobre todo, con la sensación de haber hecho algo que nos ha llenado a todos. Así que con esa intención nos encaminamos el pasado fin de semana a El Bosque Encantado, en San Martín de Valdeiglesias (Madrid), uno de esos increíbles planes con niños que tanto nos han recomendado últimamente pero que aún no habíamos tenido la ocasión de visitar.

“¿Vamos a ver árboles con forma de animales?”. Esa fue la pregunta que más veces repitió Elena durante la hora de recorrido hasta llegar a El Bosque Encantado, de San Martín de Valdeiglesias (por cierto, un trayecto maravilloso). A ella, que acaba de cumplir seis años y que no tiene aún memoria cinematográfica como para saber quién es Eduardo Manostijeras, le parecía increíble que alguien pudiera crear elefantes, aviones o, incluso, recrear a sus personajes favoritos de los cuentos clásicos como Blancanieves y los 7 enanitos, utilizando ramas y hojas, así que podemos decir que quedó atónita, perpleja, impresionada… Y no fue la única porque a los  mayores que la acompañábamos, quizás porque no esperábamos nada, también nos sorprendió tanta belleza: ¡era como estar en un lugar mágico!

20170910_124936Primero por el enclave en el que está situado, en lo alto de una montaña; después por cómo está todo preparado, según pones un pie en este bosque, una música embaucadora te hace  entrar en un estado de relajación permanente y  te sumerge de lleno en una atmósfera mágica; y, por último, por el lugar en sí, figuras que tocadas por los rayos del sol se presentan delante de ti con un gran realismo. Entre los lugares que más nos gustaron está el laberinto. Allí, mientras los pequeños se desenvolvían a sus anchas por él (había pequeños atajos para ellos), los mayores nos volvíamos “locos” para encontrar la salida. También nos gustó mucho la ruta de los bonsáis, con las pequeñas casas de los gnomos y, como no, la zona de los cuentos, donde enseguida Elena supo identificar a cada uno de los personajes.

Dentro de esta experiencia más que recomendable, papá y mamá nos dimos cuenta de que cuando vamos a sitios públicos, tipo El Bosque Encantado, tenemos que establecer un protocolo con Elena. Ya tiene seis años, ya puede ir ella más independiente, pero aún así puede pasar lo que nos ocurrió a nosotros, que sin querer y por ir hablando y estar pendiente de su hermana de dos años, la perdimos de vista. Fueron cinco minutos y tanto ella como nosotros “mantuvimos una relativa calma”, pero sí fuimos conscientes de que, a partir de ahora cuando vayamos a un sitio concurrido, antes de entrar debemos fijar un punto de encuentro por si algún miembro de la familia se pierde.

el bosque encantadoResaltar y agradecer a la organización de El Bosque Encantado que dejen entrar a perros, que hayan habilitado varias zonas de recreo para que los niños jueguen y zonas de descanso para poder comer allí.

Y así pasamos nuestro primer domingo de septiembre recién aterrizados de las vacaciones. Nos volvimos con la sensación de que nos quedaron cosas por ver (estuvimos casi cuatro horas), con ganas de más Bosque Encantado y con un excelente recuerdo. Y es que como se puede leer cuando atraviesas la puerta que te conduce el exterior del recinto:  “Después de grandes momentos, quedan inolvidables recuerdos”.

Por cierto, que el próximo sábado el bosque acoge un súper espectáculo de magia a cargo de la Brujita Patri Zenner. Hace tiempo que nuestra compañera María lo vio y nos lo contó en Mamá tiene un Plan… y según nos dijo es súper recomendable! Además., esta semana podéis participar en el sorteo de 4 entradas para ir el sábado y disfrutar del espectáculo y del parque. ¿Os animáis?

¡Hasta la próxima semana!

 

Sobre Diana

Soy periodista, emprendedora, amante del teatro (sobre todo infantil) y de los buenos planes (en familia, en pareja, entre amigos, en solitario...). Un día, después de un montón de casualidades, decidí lanzarme a la aventura de poner en marcha mi propio proyecto profesional: Mamá tiene un Plan. Hoy, tengo dos peques (niña y niño) y muchas ilusiones, a los que dedico todo mi tiempo y energía. En el viaje me acompaña un hombre maravilloso (al que dedico menos tiempo del que me gustaría y quiero con locura) y una gran familia a la que adoro que hace posible que todo lo demás siga girando. @Diana_M_N

2 comentarios en “Encantados en El Bosque de San Martín de Valdeiglesias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *