20 experiencias para niños y mayores en la naturaleza

Los campamentos en la naturaleza son una bombona de oxígeno, ¿no os parece? La garantía de que los niños estarán, por fin, en un entorno relajado, sin el estrés que soportan durante todo el curso, con mucho horizonte al que mirar (¡bendito horizonte!) y poniendo en práctica, por fin, una forma diferente de aprender: a través, también, del tacto. Personalmente creo que los campamentos de verano en la naturaleza son una especie de seguro para la cordura. Pero es una opinión personal, ojo. 

arbolesQue los niños aprendan sobre la importancia de respetar el medio ambiente pasa, sin duda, porque que lo disfruten. Por eso, os damos 20 ideas de cosas que los peques descubrirán, todas en unos pocos días, en un campamento en plena naturaleza o en un alojamiento rural con la familia.

  1. Ver la puesta de sol. Y si sois capaces de ver el misterioso rayo verde, ¡seréis unos afortunados!
  2. Oir cantar a los gallos al amanecer.
  3. Peinar a los burritos.
  4. Escuchar el sonido de una fuente cuando el agua cae. Y no oír nada más.
  5. Descubrir qué es eso de trillar (nos alegra si de repente traemos recuerdos de tu infancia y tus abuelos a tu mente. Si es así, eres un afortunad@)
  6. Escuchar el sonido de las hojas de los árboles acariciándose tranquilas.
  7. Coger aceitunas del suelo u otros frutos recién caídos de los árboles.
  8. Dar de comer a las ovejas.
  9. Mirar al horizonte y sentir que la vista no llega al final.
  10. Sentir que no eres nadie sin una cesta de mimbre en la que guardar tus tesoros.
  11. Oler la lluvia antes incluso de que caiga una gota sobre ti.
  12. Descubrir un cielo infinito.
  13. Oír el cantar de los grillos y darte cuenta de que pasas junto a uno cuando dejas de oírlo.
  14. Aprender haciendo, tocando, manipulando.
  15. Descubrir más colores de los que encontrarás jamás en la caja de pinturas más completa del mundo.
  16. Sentir que la música viene precisamente de ahí, de la naturaleza, y que los instrumentos son meros imitadores. Geniales y maravillosos, es verdad.
  17. Sentir ese fresquito del atardecer aunque el sol nos acaricie la piel.
  18. Huir de un mosquito nocturno alertado por su zumbido.
  19. Hacer de la bicicleta tu medio de transporte perfecto porque, de repente, por aquí sí puedes llevarla por todas partes.
  20. Comer fruta que acabas de coger y sentir que se trata de una gominola.

Si eres de los que no se cansan de estar en el campo, tendrás muchas más ideas… ¿probamos a llegar a 50 experiencias con vuestros comentarios?

Sobre Diana

Soy periodista, emprendedora, amante del teatro (sobre todo infantil) y de los buenos planes (en familia, en pareja, entre amigos, en solitario...). Un día, después de un montón de casualidades, decidí lanzarme a la aventura de poner en marcha mi propio proyecto profesional: Mamá tiene un Plan. Hoy, tengo dos peques (niña y niño) y muchas ilusiones, a los que dedico todo mi tiempo y energía. En el viaje me acompaña un hombre maravilloso (al que dedico menos tiempo del que me gustaría y quiero con locura) y una gran familia a la que adoro que hace posible que todo lo demás siga girando. @Diana_M_N

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *