Consejos para la vuelta al cole (y al trabajo)

No, no escribimos este post para mortalizaros, ni para recordaros que todo lo bueno tiene fin (aunque en el caso de las vacaciones, ciertamente lo tiene) sino precisamente para todo lo contrario: para recordaros que, aunque la vuelta a la rutina llegará algún día, podemos hacer aún algo para que sea más llevadera. De verdad.

Hemos reunido algunos de los consejos que dan distintos expertos en la web, sumados a nuestra propia experiencia, y tenemos el top 10 de las buenas prácticas previas al inicio de curso.

No perdáis detalle. En los siguientes puntos resolvemos el misterio:

1. Que los niños no os noten apesadumbrados ante la vuelta a la rutina. 
Posiblemente este sea el consejo más difícil de todos. Por eso lo ponemos en primer lugar (el resto, es pan comido). A quién le apetece volver a trabajar o al colegio… seguramente sólo a unos pocos privilegiados. Sí, son privilegiados porque no se trata de que tengan los mejores trabajos del mundo o los mejores colegios; es más una cuestión de actitud.

Si tenéis a algún optimista cerca, aprovechad para escuchar sus razones y dejaos contagiar. Y cuando estéis contagiados, hablad con vuestros hijos de las ventajas de volver a la rutina. Desviad la atención a todo lo que va a aprender (y vosotros, el trabajo siempre enseña) y a los amigos que va a conocer o a volver a encontrar (y vosotros a vuestros compañeros: si tenéis amigos en el trabajo, ¡disfrutad de estar con ellos! y si no los tenéis, aprovechad para conquistarlos… pasar 8 horas o más al día con un amigo, no tiene precio).

2. Cambiad paulatinamente vuestros horarios. 
Es genial que desaparezca de nuestra mente la rígida tabla de horarios que nos guía durante el curso, pero si existe es porque nos ayuda. Porque los niños están mejor cuando descansan, cuando comen bien, cuando están tranquilos y sin sobresaltos. Si las vacaciones están terminando, ir poquito a poco reinstalando esas normas. No de forma férrea, pero sí poco a poco.

Y mantened en mente que es importante para los niños, pero también para vosotros. No comencéis la vuelta al trabajo con cansancio acumulado. Se puede evitar, así que no merece la pena.

3. Devolved al desayuno su protagonismo robado.
Comprad galletas de dibujos, haced vuestros propios muffings o lo que haga falta, pero empezad a desayunar bien. Les haréis un favor a los niños. Con el estómago lleno todo se lleva mejor, aún más los niños que no tienen tiempo entre clases de escaparse a por un vasito de leche o unas galletas; en los trabajos de adultos suele haber más opciones de picar algo, preferiblemente sano, a media mañana si nos asalta el hambre. Pero recordad que el hambre también se educa, el estómago se cierra si nos hemos acostumbrado a no desayunar demasiado y a comer un helado a media mañana.

4. Haced un simulacro de lo que será el primer día de cole. 
La primera vez que me llegó este consejo de la mano de una buena amiga profesora, no pude por menos que ponerlo en cuestión. ¡Hay que estar loco para madrugar innecesariamente! Pero parad un segundo y pensadlo. Pensadlo. Si ya habéis puesto en práctica el punto 2 y el 3, es hora de comprobar si estamos a la altura. Ahorraremos nervios, tensión, cansancio y discusiones. Nadie quiere volver a la rutina enfadado, cansado y sumido en el caos. La medida es drástica, pero funciona.

5. Haced a los niños partícipes de los preparativos.
Hay que comprar libros, uniformes en algunos casos, material escolar… No lo hagáis solos. Pedid su ayuda a los niños. Pedidles, por ejemplo, que preparen sus estuches, que discriminen el material que les servirá este año y que guardan del curso pasado. Posiblemente no quieran hacerlo. Aprovechad para recordarles que no hay que comprar de todo constantemente, que hay cosas que también tienen valor por lo que nos han ayudado a conseguir, como esos colores que tantos les gustaron cuando los vieron en la papelería y con los que han pintado buena parte de los dibujos que tenéis colgados del frigo. Aprovechad para darles una lección de responsabilidad y reciclaje.

Animadles a forrar los libros juntos, a preparar su mochila, a entrar en contacto con sus nuevos libros de texto…

6. Incorporad los deberes a la rutina. 
Ayudará a que sea más fácil comenzar con los deberes reales. Hacedlo con ejercicios sencillos, como leer algo de sus libros, cada día una materia. De esta forma, conocerán qué van a hacer, verán que entienden los conceptos con facilidad y que el curso no es tan difícil como esperaban. Si podéis, manteneos a su lado, acompañadles en la lectura para que les resulte más llevadero.

7. Los gastos no existen para los niños. 
Inevitablemente nos sentiremos abrumados por los gastos que implica la llegada al colegio. Evitad en lo posible que los niños lo noten. No significa que debáis comprar todo sin mirar el precio. Simplemente evitad quejaros o mostraros negativos. Para muchos niños, esa negatividad se hará extensiva al colegio en general y, después de tantos esfuerzos para poner en práctica el punto 1, sería una pena 😉

8. No olvidéis el deporte.
Está médicamente probado que el deporte alivia tensión y aleja la depresión porque libera endorfinas y nos ayuda a sentirnos mejor. Los niños pasar8án de hacer bastante ejercicio físico al día a prácticamente nada. Aprovechad la tarde, una vez que empiece el curso, para hacer deporte.

10. Acordad con los niños su horario.
Hablad con los niños sobre si quieren hacer actividades extraescolares y cuáles. Qué les apetece hacer, qué días, con qué amigos y cuánto tiempo dejar al juego. Ya sabéis que si no están motivados para participar en las extraescolares, acabarán dejándolas. Que sean ellos quienes decidan, en lo posible, qué quieren hacer y lo harán con ganas9

10. ¿Lo celebramos?
Celebrad el inicio de curso con algún pequeño gesto: una actividad juntos en la que podáis contaros qué tal ha ido el día, id a merendar al parque con algo especial o a una cafetería del barrio que os guste. Reservaos un momento de ese primer día de cole para estar juntos, como en vacaciones, lo máximo posible y contaros las cosas buenas del día.

Si tenéis más ideas para facilitar la Vuelta al cole, contadnos en comentarios. Nos encantaría aumentar el listado 😉

Sobre Diana

Soy periodista, emprendedora, amante del teatro (sobre todo infantil) y de los buenos planes (en familia, en pareja, entre amigos, en solitario...). Un día, después de un montón de casualidades, decidí lanzarme a la aventura de poner en marcha mi propio proyecto profesional: Mamá tiene un Plan. Hoy, tengo dos peques (niña y niño) y muchas ilusiones, a los que dedico todo mi tiempo y energía. En el viaje me acompaña un hombre maravilloso (al que dedico menos tiempo del que me gustaría y quiero con locura) y una gran familia a la que adoro que hace posible que todo lo demás siga girando. @Diana_M_N

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *