Cómo elegir el libro perfecto para tus niños

Muchas veces lo habréis comentado con otros padres. Porqué los juguetes tienen siempre las edades recomendadas bien visibles en la caja y con los libros a veces ni siquiera figura una edad orientativa… Los padres de los niños, si hacemos con ellos los deberes y los conocemos bien, solemos elegir medianamente bien los libros que queremos regalarles sin esa edad, pero cuando se tata de regalar un libro a otro niño… ¡las cosas pueden complicarse! Pero, quizá esa edad no sea necesaria. Es más, puede que sea contraproducente ponerla…

¿Por qué? ¿qué datos debemos tener en cuenta para no fallar con la elección? Seguid leyendo y os lo contamos:

No clasifiques los libros por la edad de los niños

La edad del niño es una mera orietación que no siempre va a ayudar para elegir bien el libro. En realidad, puede ser una limitación. La edad de los libros se indica en base a una supuesta competencia lectora que se atribuye a los niños según el curso escolar en el que están, pero no siempre coincide.

El mes en el que nace el niño, por ejemplo, puede ser determinante en su desarollo, como lo pueden ser otras circunstancias personales. ¡Cuántas veces hemos oído que los niños de enero y los de diciembre no tienen nada que ver!

Esa diferencia, que se va acortando con el tiempo, está muy presente cuando empiezan a leer en el colegio, que suele ser a partir de los 5 años, aunque algunos métodos educativos defiendan que la lectoescritura debería comenzar a partir de los 7 años y otros niños muestren un inusitado interés desde mucho antes de esos 5 años. Como nos contaba Eva Sotres, directora del departamento de Material Didáctico de Lectura de Kumon: “no es extraño que a los alumnos de 5º o 6º de primaria les guste leer libros ilustrados o que niños de Infantil sean capaces de leer libros con más texto y sin apenas ilustraciones”.

Atento a su competencia lectora

En realidad, lo verdaderamente importante es su competencia lectora, un término que defienden en Kumon porque en base a él  han desarrollado una GUÍA DE LECTURAS RECOMENDADAS muy interesante en la que dividen los libros no por edad sino por competencia lectora y establecen estos niveles:

  • Libros para leer en voz alta
  • Libros para empezar a leer solo
  • Libros para leer con más soltura
  • Libros para leer nuevos géneros
  • Libros para grandes lectores

Puede que os sorprendáis y vosotros mismos, (sí, vosotros, adultos que me leéis) no estéis (estemos) necesariamente en el último nivel… o puede que sí. En cualquier caso, avanzar demasiado o quedarse atrás será un handicap importante para fomentar el gusto por la lectura porque hará que el libro nos enganche menos y, por tanto, nos apetezca menos leerlo.

Como nos cuenta Eva desde Kumon, “lo vemos continuamente en el programa Kumon Lectura, un programa para niños y jóvenes de todas las edades y con diferentes ritmos de aprendizaje… ¡es sorprendente el enorme potencial que tienen todos los niños! sólo hay que permitirles

Sus gustos, un criterio primordial

Sin duda además de su competencia lectora, buscar un libro que hable de temas que despiertan su curiosidad es otro factor fundamental.

Libros protagonizados por sus personajes favoritos son una apuesta segura. Si al niño le gustan los animales, el universo y los marcianos o está “obsesionado” con una serie o película… ¡seguid por ahí!

“Sabemos que cada niño es distinto y único”, nos comentaba la Directora del departamento de Material Didáctico de Lectura de Kumon: “por la mera coincidencia de estar en el mismo curso escolar no a todos les gusta el mismo tema o género”.

Yéndonos a los adultos, pensad en géneros. A muchas personas les fascina leer ensayos o teatro, por ejemplo, pero otros se pierden enseguida, se les hace duro o pesado. Estas delante de distintas competencias lectoras. Lo mismo ocurre con los niños pero con muchas más fases.

No fuerces ni impongas (aunque no haya sorpresa)

Hay niños que necesitan libros con muchas ilustraciones incluso cuando por competencia o edad a priori parezcan más adecuados libros sin apenas dibujos.

Plantéatelo así: ¿no hay libros infantiles que adoras, especialmente si son ilustrados y con ediciones bonitas? A los niños les pasa lo mismo. También pueden dejarse llevar por la magia de una edición, por un texto sencillo y corto y por ilustraciones maravillosas.

Si vas a regalar un libro y no lo tienes claro… ¡renuncia a la sorpresa! Llévate al niño a la librería y déjale que eche un vistazo, que toque los libros y elija. Convertirás el regalo en una experiencia y la elección será buena seguro.

Lee con ellos, conoce al niño

Si aún así quieres mantener el factor sorpresa y llevártelo a comprar el libro no te convence, dedica un rato a leer con los niños, charlar con ellos sobre sus intereses e inquietudes… y si no puedes (imagina que se trata de un sobrino que vive lejos o el hijo de un amigo quien recibirá el regalo)… entonces pregunta a los padres qué les gusta a su hijo, qué están viendo en el cole o les llama la atención. Si trabajan por proyectos, por ejemplo, un libro relacionado con el proyecto que estén viendo le encantará.

Las librerías, nuestras aliadas

Si aún así viendo escaparates u hojeando libros en la biblioteca no damos con el ideal… es momento de pedir ayuda a profesionales. En las librerías de barrio encontraréis profesionales maravillosos que encontrarán el libro perfecto. Ellos están al tanto de todas las novedades, reciben cientos de comentarios de lectores satisfechos y seguro que contándoles lo que sabéis del niño podrán limitar la búsqueda a unos pocos finalistas.

Esperamos que estos comentarios te ayuden a elegir el libro perfecto hoy para celebrar el Día del Libro. ¡Y no olvidéis pasear por las casetas de los libreros que están instaladas en todas las ciudades! Que disfrutéis mucho del día…

#FelizDíadelLibro

 

 

Sobre Diana

Soy periodista, emprendedora, amante del teatro (sobre todo infantil) y de los buenos planes (en familia, en pareja, entre amigos, en solitario...). Un día, después de un montón de casualidades, decidí lanzarme a la aventura de poner en marcha mi propio proyecto profesional: Mamá tiene un Plan. Hoy, tengo dos peques (niña y niño) y muchas ilusiones, a los que dedico todo mi tiempo y energía. En el viaje me acompaña un hombre maravilloso (al que dedico menos tiempo del que me gustaría y quiero con locura) y una gran familia a la que adoro que hace posible que todo lo demás siga girando. @Diana_M_N

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *