vaiana moana

Maravillosa Vaiana

Increíble, extraordinaria, maravillosa, eso es para mí Vaiana, algo totalmente distinto a lo que hasta ahora había visto de Disney. Quizás es por la localización, situada en el océano Pacífico; por su protagonista, que no se presenta como una princesa sino como la hija del jefe de Motunui, la isla donde vive,  o tal vez porque no lleva tacones ni vestidos suntuosos y le gusta navegar… Pero lo que sí es cierto es que Vaiana, como personaje y como concepto de película, es diferente.

Me presenté en el cine con mi hija sin haber leído, escuchado o visto casi nada sobre Vaiana. Sólo había echado un ojo al primer tráiler que lanzó Disney antes del verano y había intuido un poco la estética a través de la cartelería que luce en las marquesinas de los autobuses, pero poco más. De primeras me pareció que no pegaba para la época del año en la que nos encontramos (una tontería mía, sí, lo sé). Mucho mar y poca ropa para el periodo navideño, así que mis expectativas eran bastante bajas.  Cuál fue mi sorpresa al apagarse las luces del cine y ver unos ojos grandes de una niña de 2 ó 3 añitos escuchando atentamente la historia que contaba su abuela… ¡Wow! Entendí entonces que tenía ante mí algo grande…

Vaiana es aventura, acción y drama. Hay puntos cómicos, pero también  momentos en los que la lágrima cae por la mejilla sin apenas poder frenarla. Vaiana es amor en sus distintas versiones: hacia unos padres que ponen trabas a sus deseos internos de salir de isla con el único objetivo de protegerla, hacia un pueblo que la necesita más que nunca y hacia la abuela Tala, un personaje que derrocha locura, ternura y sensatez a la vez. Aparece al principio y al final de la película, en situaciones decisivas para su nieta. Y Vaiana es, también, un guiño a la naturaleza y un deleite para la vista. Sorprendente recreación de los paisajes de esta parte del mundo y de las miles de plantas que allí

dibujo vaiana mauihabitaban hace siglos. Para los ojos de Elena, mi hija mayor, Vaiana es amistad, la que mantiene la protagonista con el semi-dios Maui, “un señor muy grande, mami, y con muchas cosas en el cuerpo”. Se refiere a los tatuajes, algo que para ella es sorprendente, pero que en la mitología y la cultura polinesia ocupaban un lugar muy importante, al igual que en la película. Maui tiene uno en el pecho, que se convierte en su conciencia y le pone en algún que otro compromiso. Vamos,  una especie de Pepito Grillo.

Después de ver la película, sacarás tu opinión sobre lo que es  Vaiana, pero creo no equivocarme si te digo que no te decepcionará.

Curiosidades de Vaiana

Sin intentar para nada hacer spoiler, te voy a contar pequeños detalles y secretos sobre la película:
1. Vaiana luce siete trajes diferentes a lo largo de la película y para la creación del collar que albergará el corazón de Te Fiti se realizaron más de 15 diseños.
2. Maui destaca, entre otras cosas, por su rizada melena, pero.… ¿sabías que en los primeros diseños  no tenía pelo?
3. A punto hemos estado de no ver en la película al personaje de Heihei, el atontado gallo que acompaña a Vaiana en toda su aventura. Algunos miembros del equipo se lo quisieron cargar por falta de personalidad. Y, otro secreto, en sus orígines era atrevido e inteligente, pero para manterlo en toda la trama decidieron reducirle el coeficiente intelectual.
5. Motu signifca isla y nui, grande.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *